Una cena diferente

1142

Para cerrar el año, ANDIRA organizó un evento diferente: una velada de sabores para despedir 2016 y dar la bienvenida al 2017 con amigos de la industria

Redacción / Fotografías: cortesía de ANDIRA

En su cena de fin de año, ANDIRA compartió en grande y de una manera original a través de varios momentos llenos de sorpresas, buen gusto musical y gastronómico, y un ingrediente particular, tal vez el postre: el humor.

A esta cena de gala asistieron fabricantes, especialistas en refrigeración y distribuidores miembros de la Asociación.

Al inicio de la noche, el presidente de ANDIRA, el ingeniero José Manuel Noriega, agradeció la compañía de los asistentes y dijo que para esta cena se tenía una idea diferente, en un ambiente relajado y “en un lugar diferente, haciendo las cosas diferentes, tratar de empezar el año diferente. Viene un año muy retador, y creo que nos debemos acostumbrar a esta dinámica, de buscarle la energía. Debemos trabajar en el peor de los escenarios para que, cuando llegue el bueno, nos vaya mejor”.

La primera sorpresa de la velada comenzó con un flashmob, en el que meseros e invitados levantaron sus voces para unirse en un melódico coro. Como en cualquier momento disruptivo, la gente quedó asombrada, y aplaudió tan singular momento.

Enseguida, Daniel Almeyra, enólogo de reconocida experiencia, explicó la conjugación del vino con los platillos; habló de cada una de las cepas, los estilos del vino y de los sabores que se descubren en ellos. Tres momentos acompañaron la degustación, en principio con vinos ligeros, con notas que recuerdan madera y frutos rojos del bosque, hasta vinos más jóvenes de sabor robusto y seductor, como el Revolución-Chilango Blend, un vino de una “acidez notable, afrutado y con tanino suaves, final largo y con notas a regaliz”, se lee en su nota de cata.

El humor como postre
A término de la cena, Archi Balardi, hijo del conocido Tony Balardi y excelente comediante, tomó el micrófono para no parar de hacer reír a los asistentes con su show de stand up. Las risas estallaban a casi cada comentario del comediante, que lució su inteligencia al incorporar en casi un diálogo a la gente. Por si fuera poco, al terminar Balardi, otro comediante tomó el micrófono para continuar la algarabía.

Al finalizar, el ingeniero Noriega agradeció la presencia de los invitados, deseándoles un exitoso 2017.

Como telón de fondo de este banquete y espectáculo, la vid que crece en la terraza se mezcló como el vino y los platillos para hacer una velada diferente y única como aseguró el ingeniero Noriega.