¿Trabajas en espacios confinados? Tu seguridad es lo primero

287

La seguridad de los prestadores de servicio técnico en espacios confinados es un tema que se debe tratar con mucha atención. En México, la NOM- 033-STPS-2015 establece algunas condiciones y recomendaciones para salvaguardar la vida de los trabajadores

Danahé San Juan

De acuerdo con la NOM-033-STPS-2015, Condiciones de seguridad para realizar trabajos en espacios confinados, los espacios confinados son lugares donde no hay ventilación natural o ésta es muy deficiente. Estos lugares no son diseñados para una ocupación continua y cuando se ocupan es para realizar alguna determinada tarea. Además, el acceso y la salida de estos espacios suele ser limitada o restringida. De acuerdo con esta normativa, existen dos tipos de espacios confinados. El Tipo I, se caracteriza por ser un lugar donde no existe riesgo por deficiencia o enriquecimiento de oxígeno, atmósferas explosivas o inflamables, y las concentraciones de sustancias químicas peligrosas son inferiores al nivel de acción. El Tipo II, en cambio, es un espacio donde hay deficiencia de oxígeno y la probabilidad de que ocurran accidentes o enfermedades de trabajo es muy alta (incluso pueden poner en riesgo la vida de los prestadores de servicio técnico).

Principales riesgos en espacios confinados

Estos son algunos de los riesgos más comunes a los que se expone un prestador de servicio en un espacio confinado:

  • Agentes físicos (ruido, iluminación, vibraciones, condiciones térmicas elevadas o abatidas).
  • Agentes biológicos (presencia de fauna nociva o agentes biológicos peligrosos).
  • Riesgos mecánicos y/o eléctricos.
  • Riesgos propios de las actividades a desarrollar como conexión de energía operación de equipo o maquinaria, restablecimiento de flujo de sustancias, entre otros.
  • Riesgos causados por las condiciones del espacio (superficies inestables, húmedas, resbalosas, etcétera).

Consecuencias de los riesgos en espacios confinados:

  • Asfixia: Se presenta cuando la oxigenación es insuficiente.
  • Incendio o explosión: Sucede por enriquecimiento de oxígeno, por sustancias con concentraciones o porcentaje mayor o igual que el 10 por ciento del límite inferior de inflamabilidad y/o explosividad.
  • Intoxicación: sucede cuando hay concentraciones de sustancias químicas peligrosas que se introducen para efectuar las actividades, por los productos o desechos que se generan durante el trabajo, por sustancias tóxicas manejadas, procesadas o almacenadas en áreas, por procesos adyacentes, o bien, por sustancias químicas peligrosas.
  • Golpes y caídas: cuando los espacios están en alturas elevadas o hay objetos que obstaculicen los movimientos.

Ventilación en espacios confinados

La ventilación de los espacios confinados es muy importante, pues de ella depende la seguridad de los prestadores de servicio. La normatividad recomienda “mantener una atmósfera respirable por medio de sistemas de ventilación natural o forzada y, cuando esto no sea posible, utilizar equipo de protección respiratoria con línea de suministro de aire o equipo de respiración autónomo”. Para ello, se recomienda algunas medidas de control:

  • Determinar el método de ventilación y/o purga del espacio confinado, considerando el protocolo de análisis de riesgos, el mantenimiento por realizar y sus características, evitando contaminar otras áreas del centro de trabajo.
  • Controlar la atmósfera del espacio confinado mediante ventilación y/o purga.
  • Implementar un proceso de limpieza del espacio confinado antes de iniciar cualquier actividad, cuando sea necesario. Ubicar los controles de los ventiladores a una distancia segura del espacio confinado.
  • Establecer los casos en los que se utilice la ventilación continua, e instalar, en su caso, un dispositivo de advertencia audible para alertar de la ocurrencia de una falla en la ventilación.
  • Verificar que el sistema de ventilación no bloquee el acceso al espacio confinado ni limite la comunicación entre el personal que realiza las actividades y quien vigila. Evitar la recirculación de aire contaminado al interior del espacio confinado.
  • Prohibir que la ventilación se realice a través del uso de oxígeno puro, e indicarlo en el procedimiento de seguridad.
  • Efectuar la medición de las concentraciones de la atmósfera del espacio confinado, según el procedimiento para la toma de mediciones que se estipule después de realizar la ventilación y/o purga.
  • Verificar que los niveles de concentración se encuentren por debajo del nivel de acción, la concentración de oxígeno esté en el rango de 19.5 a 23.5 por ciento, y el porcentaje de inflamabilidad sea menor al 10 por ciento del límite inferior de inflamabilidad y/o explosividad.

En los espacios confinados Tipo II es necesario extremar las precauciones para evitar cualquier riesgo a la salud y/o vida de los prestadores de servicio técnico. Para ello, hay que revisar los tiempos de duración de los trabajos de mantenimiento o reprogramar las actividades cuando así convenga. También se aconseja llevar a cabo un programa de protección respiratoria que incluya equipo de respiración autónomo o respirador con línea de suministro cuando las condiciones del espacio confinado lo demanden. Para prevenir estos riesgos, además de utilizar equipo de protección personal, se recomienda el uso de sistemas de ventilación que extraigan el aire contaminado e introduzcan aire limpio del exterior. Con la ventilación se garantiza que el espacio confinado cuente con los niveles adecuados de oxigeno para que los prestadores de servicio técnico realicen su trabajo con seguridad.