Sustancias Peligrosas

1463

La entrada de líquidos a un sistema de refrigeración puede ser un serio dolor de cabeza para el técnico, pero una correcta evacuación evitará cualquier falla en el equipo.

La evacuación remueve los gases no condensables.

Sinaí Romo.

La evacuación de un sistema de aire acondicionado o refrigeración consiste en la reducción del contenido de gases no condensables, como el aire, el agua o el nitrógeno.

Estos líquidos pueden entrar fácilmente al sistema por una pequeña fuga o rotura debido a prácticas inadecuadas de servicio o por una excesiva temperatura. Si el técnico nota la presencia de algún líquido, inmediatamente se debe actuar para eliminarlo.

Conforme al manual Tips de Servicio, de Emerson Climate Technologies, la evacuación de un sistema tiene dos objetivos principales:

  • Renovar los gases no condensables
  • Deshidratar (remover el vapor de agua)

Si no se remueven los gases no condensables, como el aire, el sistema operará a presiones de condensación más altas de las normales. Esto sucede porque el aire está atrapado en la parte superior del condensador, lo que reduce efectivamente la capacidad de éste.

El incremento en la presión de condensación da como resultado altas relaciones de compresión y temperaturas más elevadas de descarga, las cuales disminuyen la eficiencia del sistema, lo que pone en duda la fiabilidad de éste.

En el manual también se indica que el vapor de agua debe removerse de los sistemas de refrigeración por dos razones:

  • El vapor de agua puede causar un congelamiento en el dispositivo de expansión (VTE o tubo capilar), lo que ocasiona una pérdida completa del efecto de refrigeración
  • La humedad, el refrigerante y el calor pueden mezclarse para formar ácidos. Éstos se mezclan con el aceite y las partículas metálicas (rebabas), dando como resultado la formación de lodo, el cual tiende a acumularse en las áreas más calientes, generalmente en el plato de válvulas de la descarga y, si se permite que se acumulen, evita que éstas sellen apropiadamente

La bomba de vacío
Para eliminar las sustancias dañinas, se deberá utilizar una bomba de vacío profundo. Las mangueras cortas de diámetro amplio son las indicadas para este proceso.

La mayoría de los fabricantes recomiendan realizar la evacuación por lo menos hasta 250 micrones. También se aconseja remover cualquier pivote de las válvulas de servicio antes de conectar las líneas de evacuación, para eliminar grandes caídas de presión.

Si durante el periodo de igualación el nivel de vacío del sistema regresa a la presión atmosférica, es una indicación de que existe una fuga. Si una bomba no es capaz de lograr un vacío profundo, generalmente es porque el aceite está contaminado y debe ser reemplazado mientras esté lo suficientemente caliente para permitir un mejor drenaje.
—————————————————————————————————————————————————