Soluciones ante congelamiento en aire acondicionado

3339

El sistema de aire acondicionado puede presentar fallas que lo obliguen a realizar entregas de aire inadecuadas. Si eres usuario, lo ideal es programar revisiones periódicas a fin de evitar inconvenientes o gastos extras; si eres prestador de servicio, es mejor que identifiques los síntomas que presenta el sistema para que puedas brindar una reparación exitosa

Por Gildardo Yáñez

El aire acondicionado puede presentar fallas por diversos factores, uno de éstos es el congelamiento. Es necesario que se dé revisión y mantenimiento continuo, pues este fenómeno puede significar una inversión extra: desde reemplazar alguna pieza, hasta cambiar el equipo completo.

  • Filtro tapado. Esta falla se origina debido al polvo acumulado por el entorno. La forma de solucionarlo es limpiar los filtros y el serpentín y, dependiendo de qué tan sucia esté el área, estos elementos pueden tener un mantenimiento bimestral (un mes para limpiar los filtros y otro mes para dar mantenimiento a los serpentines).
  • Polvo o suciedad en el evaporador. El evaporador suele ensuciarse con mayor frecuencia cuando no tiene filtros. Si el evaporador se ensucia, no atrapa el calor, por lo que el refrigerante puede regresar líquido al compresor. Es importante que los sistemas de aire acondicionado cuenten con filtros limpios, y que así se pueda evitar la penetración de polvo o tierra.
  • Problemas en el ventilador del evaporador. Lo que puede pasar es que se dañe la tarjeta del aire acondicionado y el motor deje de funcionar, o que una de las aspas se atore con un objeto que por casualidad llegó a dañarlas. Una opción para solucionar este problema es verificar que el voltaje del motor sea el correcto.
  • Elemento de expansión dañado. El elemento de expansión se puede cerrar parcialmente debido a la presencia de sólidos en el sistema. Una válvula de expansión puede fallar por humedad, porque el bulbo está mal colocado o suelto o porque el capilar se rompió, lo cual evita el paso del refrigerante.
  • Humedad en el sistema. Generalmente se ocasiona por dejar mucho tiempo (12 minutos) abierto el sistema al ambiente o no realizar un vacío, lo cual inhundaría el evaporador generando hielo en su interior, ocasionando que la válvula de expansión falle. Si se encuentra abierta, inundaría el evaporador, generando más hielo. No obstante, también puede dañarse por acidez.

[alert color=»1E4567″]Para evitar la humedad o la acidez, se recomienda realizar el proceso de triple vacío al sistema, así como instalar un filtro nuevo en la línea de líquido para extraer la humedad y los contaminantes antes de que lleguen al dispositivo de expansión. Además, se deberá instalar un filtro en la línea de succión para que el aceite ácido no pueda regresar al compresor.[/alert]

  • Jaula de ardilla con giro equivocado, trabado o suelto. Este elemento cuenta con un tornillo u opresor que, después de un tiempo, se puede soltar por el funcionamiento. Para ello debes ajustar el tornillo de sujeción o checar que el opresor esté en buen estado, según sea el caso.
  • Termostato con temperatura baja, flameado o pegado. Esto ocasiona que el equipo trabaje continuamente, evitando que el evaporador deshiele en los paros por temperatura. Se recomienda ajustar una temperatura adecuada o revisar si la salida o los contactos del termostato funcionan de forma correcta.

Lee el artículo completo en la revista Cero Grados de julio 2016

Gildardo Yáñez Angli es ingeniero industrial electricista, con grado de Maestro en Administración. Cuenta con más de 30 años de experiencia en el servicio técnico de refrigeración de campo, instalación, reparación y servicio a equipos de refrigeración y de baja temperatura.