Soldadura en sistemas de refrigeración y AA

15664

Un problema recurrente en los sistemas de refrigeración y AA son las fugas por residuos de aceite en los puntos de soldadura; al realizar una línea de suministro con tubos de cobre es importante soldarlos correctamente.

Gabriel Carrillo Rodríguez.

Las fugas normalmente se presentan en las uniones soldadas y en las roscadas, por lo cual, se deben revisar los puntos en los que se interviene; si no es posible localizar la fuga con sistema en vacío, se debe proceder a cargar nitrógeno a presión utilizando un detector de fugas, o únicamente con agua y jabón recorrer de nueva cuenta todas las uniones sospechosas soldadas y también las roscadas de todo el circuito de refrigeración, hasta localizar la fuga y corregirla.

La corrección de fuga puede solucionarse a través de una soldadura en el poro que se pudo haber constituido accidentalmente. Esto suele suceder muy a menudo en el evaporador; al aplicar la soldadura, debe realizarse con corriente de nitrógeno a una presión aproximada de 4 lb/in2. Si el poro es pequeño, se puede recurrir a soldaduras químicas y, si el orificio es muy grande, se puede reemplazar la tubería de aluminio por tubería de cobre, cambiar el evaporador por uno nuevo o simplemente ajustar donde se presentó la fuga.

Los primeros materiales para soldadura utilizados en la industria frigorífica fueron el cobre y el latón, empleados todavía para la soldadura de determinados metales. Dichos materiales presentan el inconveniente de no resistir bien la corrosión y, sobre todo, de poseer puntos de fusión relativamente elevados.

La adición de cierta cantidad de plata a las aleaciones de cobre y zinc tiene por efecto la reducción del punto de fusión, además de mejorar sus cualidades mecánicas, así como su resistencia a la oxidación y a la corrosión.

La reducción del punto de fusión de las aleaciones ternarias –cobre, plata, zinc–, puede obtenerse añadiendo cadmio, que contribuye también a mejorar las características físicas de la aleación así elaborada, lo que permite obtener soldaduras conocidas comercialmente como soldaduras de plata.

Soldar cobre no resulta complicado; sin embargo, requiere un poco de práctica para llegar a realizar soldaduras de buena calidad. Hay dos asuntos claves para soldar con facilidad y calidad:

– Las partes por soldar deben estar secas; la más mínima salida de agua por alguna de las partes impedirá la soldadura
– Las zonas que resultarán soldadas deben estar perfectamente libres de grasa y óxidos; el cobre debe lucir brillante

Proceso para una correcta soldadura

  • Preparar el interior del accesorio, limpiar la existencia de óxido y grasa con un cepillo de alambre redondo
  • Preparar el exterior del tubo, limpiar excedente de óxido y grasa con una tira de papel de lija fino
  • Aplicar el fundente en el extremo del tubo unos 25 mm; quitar el remanente dejado por el corte en el interior y acoplar las dos piezas
  • Desenrollar entre 200 y 250 mm del estaño, y doblar los últimos 50 mm a 90º
  • Calentar la unión de la parte media del accesorio, no del tubo, hasta que el fundente comience a crepitar
  • Tocar el borde de la unión con estaño; si se funde, está listo para soldar
  • Separar la llama de la unión e insertar entre 12 y 19 mm de la tira de estaño; éste irá entrando a la unión por capilaridad. Una buena soldadura muestra el estaño en toda la periferia del borde

Antes de que solidifique, retirar el exceso de estaño con un trapo grueso. Hay que tener cuidado: el tubo puede estar caliente aun estando lejos de la unión.

Herramientas y utensilios adecuados
a) Un trozo de papel de lija fino o un cepillo de alambre para limpiar el tubo exteriormente
b) Un cepillo de alambre de diámetro apropiado para limpiar los accesorios de unión interiormente; en su defecto, se puede forrar con papel de lija fino una pieza cilíndrica de madera
c) Una antorcha u otro dispositivo similar que produzca una llama concentrada
d) Un buen fundente para estaño, libre de componentes nocivos, y una brocha pequeña para esparcir el fundente
e) Un rollo de soldadura debe tener las siguientes características: soldadura 95:5
f) Un paño grueso para la limpieza final de la soldadura

Consideraciones adicionales

  • Si la soldadura se hará en una tubería ya instalada y detrás de ésta hay un material combustible, por ejemplo, madera, usar una plancha metálica u otro dispositivo similar entre el tubo y la madera a fin de evitar fuego
  • Cuando la tubería ya está instalada, la soldadura se debe realizar con corriente de nitrógeno, como lo indica la norma técnica NUSIM006.01
  • Delimitar el área de trabajo y tener un recipiente con agua o un extintor en caso de contingencia
  • No sobrecalentar la unión; esto hace que el estaño y el cobre se oxiden, y la soldadura quedará defectuosa
  • Si se trabaja “sobre cabeza”, protegerse de las posibles gotas de estaño fundido que puedan caer, especialmente los ojos
  • Nunca tocar la soldadura y sus zonas aledañas, hasta no estar seguro de que está fría

Soldadura 95:5
Este tipo de soldadura es idónea para emplear en los sistemas de refrigeración y aire acondicionado; su composición es 95 por ciento de estaño (Sn) por 5 por ciento de antimonio (Sb)

Dicha soldadura se recomienda usar en instalaciones de vapor húmedo a presiones máximas de 1.0 kg/cm2; también, en clínicas, hospitales, baños públicos, instalaciones de gas, ya sea natural o L.P, en la conducción de aire acondicionado, aire comprimido y calefacción.

Otra aplicación que tiene esta soldadura es en aquellas líneas donde se pudiera llegar a congelar el agua; naturalmente, una instalación no se diseña esperando que se congele el agua; sin embargo, ocasionalmente puede llegar a congelarse.
—————————————————————————————————————————————————