Sistema hidrónico

3638

Compuesto por tres elementos básicos que al conectarse conducen agua caliente para transportar calor a espacios dentro de una estructura, los sistemas de calefacción hidrónica, a pesar de demandar bajos niveles de mantenimiento, podrían optimizar su funcionamiento y alargar su vida útil si el instalador observa aspectos específicos y se asegura de colocarlos siguiendo lo establecido por los expertos.

40 % es el ahorro energético que alcanza el mecanismo en comparación con los convencionales

Manifolds
Suministrados por la caldera, los manifolds de distribución reciben la línea principal de agua caliente y un retorno.

Es necesario verificar la calidad del producto para evitar daños a futuro.

Lo ideal es colocarlos en un lugar céntrico para que, en cuanto se presenten fallas, se verifiquen.

Las variaciones de voltaje frecuentes en México dañan los transformadores del sistema.

De ser posible, dentro de los manifolds, se deberá asentar una válvula reguladora de agua, la cual, al recibir la señal del control o termostato, adecuará el paso del líquido, otorgando mayor confort al usuario. Además, se alcanzarán ahorros considerables de combustible.

La calefacción hidrónica en piso requiere de una inversión cinco o siete veces mayor que la calefacción por suelo radiante eléctrico

Mangueras PEX

Las mangueras de 1/2” de polietileno reticulado distribuidas a través de manifolds circulan el agua caliente por el espacio al situarse debajo del piso terminado.

Las tuberías de PEX deberán situarse a una distancia mínima de entre 18 y 20 centímetros entre sí. Para evitar daños y gastos extra, las mangueras se deberán cubrir tan pronto como se terminen de instalar. Para repararlas, se localizará la falla. Esto será sencillo, pues se generarán charcos visibles. Más tarde, con un cincel se botará el piso para localizar la manguera dañada y cortarla con pinzas. En sus dos extremos se colocarán coples, los cuales van acompañados de arillos y, al ajustarse, se hermetiza el sistema.

Las calderas son 75 % más eficientes que los calentadores domésticos tradicionales y su vida útil alcanza los 30 años

Calderas
Unidad angular dentro del sistema, la caldera se encarga de suministrar el agua caliente a todas las áreas por climatizar. En modelos modernos tiene la ventaja de dotar no sólo de líquido caliente a la calefacción, sino al sistema doméstico. Todo esto con un sólo equipo, una sola salida de humos, ahorrando así espacio y dinero, tanto en la instalación como en el mantenimiento.

Para su correcta selección, se deberán calcular los BTU con base en la superficie por acondicionar. Si no se sigue este proceso, seguramente el abastecimiento del sistema será inestable y por ende aumentará el consumo de gas L.P. o natural.

La instalación, por lo general, utiliza tubería de cobre de ½” en su recorrido, pero al llegar a la caldera, por cuestiones técnicas, la medida deberá modificarse a ¾” para otorgar mayor volumen de presión.

Uno de los puntos que se debe tener en cuenta durante el mantenimiento es la presión que maneja el sistema, pues, de no ser la óptima, se pueden considerar posibles fugas.

La calefacción hidrónica en piso requiere de una inversión cinco o siete veces mayor que la calefacción por suelo radiante eléctrico

Aislante
Previo a la instalación de las tuberías, el especialista deberá colocar un aislante térmico. Esto ayudará a que la radiación de la temperatura sea más eficiente.

Las calderas son 75 % más eficientes que los calentadores domésticos tradicionales y su vida útil alcanza los 30 años

Controladores electrónicos
Instalados según las necesidades del usuario final, los controladores harán posible que el sistema opere únicamente en las zonas deseadas. Además, podrán controlar su arranque o paro.
———————————————————————————————————————————–