¿Riesgos de contagio? Purifica el ambiente

41

ANDIRA organizó un curso en línea a cargo del ingeniero Heriberto Iturbide, gerente de productos en Frigus BOHN, quien habló acerca de cómo la purificación del aire es capaz de reducir los contagios de coronavirus en cualquier espacio de trabajo

Danahé San Juan

Fotografía superior: La oxidación fotocatalítica es una tecnología para purificar el aire que se ha desarrollado desde los años 70 del siglo XX

En tiempos de pandemia, la purificación en ambientes y superficies es una cuestión vital, pues de ella depende la reducción de contagios y la posible contaminación de áreas con patógenos como el virus SARS-CoV-2.

Con el objetivo de hacer frente a esta situación, la ANDIRA llevó a cabo el curso en línea “Sistemas de purificación para ambientes y superficies”, impartido por el ingeniero Heriberto Iturbide, gerente de productos en Frigus Bohn, quien presentó una serie de tecnologías emergentes enfocadas en mejorar la calidad del aire y disminuir los riesgos de propagación de virus a causa de área contaminadas. La charla estuvo enfocada en seis temas: seguridad, buenas prácticas, la nueva normalidad en ambientes con aire acondicionado, soluciones de desinfección, casos de éxito, experiencias y el futuro de la pandemia.

La seguridad es un pilar para garantizar la salud de las personas, por lo que en toda empresa se deben establecer planes de monitoreo acordes a las labores que se realicen, recordó el ingeniero Iturbide, quien aconsejó a los prestadores de servicios mantener informado a clientes y compañeros de trabajo acerca del repunte de casos de covid-19 y las zonas de alto riesgo. El experto dijo que es primordial llevar a cabo evaluaciones constantes en las áreas de trabajo para identificar los síntomas físicos, así como el bienestar emocional de colegas y colaboradores. También recomendó proveer del correcto EPP y realizar la reingeniería de las instalaciones para ayudar a mantener el ambiente libre de contaminantes.

Las buenas prácticas, destacó el especialista, nunca se deben pasar por alto y entre las acciones que deben implementar los prestadores de servicio se encuentran elaborar un plan de trabajo antes de iniciar cualquier proyecto, leer los manuales de instalación y preparar la herramienta que se va a utilizar. La capacitación es muy importante, añadió, pues la pandemia ha traído nuevos desafíos y se debe estar preparado para poder afrontarlos con la certeza de garantizar un trabajo de calidad, ya sea de instalación, reparación o mantenimiento.

Tecnología para la nueva normalidad
¿De qué tamaño es el enemigo? Para saber a qué nos enfrentamos debemos conocer al enemigo, identificar qué tipo de contaminante es (bacteria o virus) y así determinar cuál será la estrategia. Los virus no tienen vida, están rodeados de una capa de lípidos y contienen un ADN. Una de las tecnologías para destruir estos agentes infecciosos es la oxidación fotocatalítica (PCO), la cual destruye los receptores de virus como H1N1 y SARS-CoV-2.

La oxidación fotocatalítica (PCO) es una tecnología que se ha desarrollado desde los años 70 del siglo XX, explicó el especialista de Frigus BOHN. Sus aplicaciones son muy variadas: tratamiento de agua, mejoramiento de la calidad del aire interior, aumento de la vida útil de frutas y verduras en anaquel, evitar olores de descomposición de productos orgánicos, entre otros. Trabaja con tres elementos responsables de la reacción fotocatalítica: luz ultravioleta tipo C, que por naturaleza es germinicida, placa metálica recubierta con dióxido de titanio y una malla hidrofílica para absorber la humedad. El proceso de purificación “consiste en generar, a partir de la luz UV, una reacción sobre la placa de dióxido de titanio que, a su vez, crea oxidantes radicales, los cuales atacan virus, bacterias y cualquier otro organismo o componente orgánico hasta destruirlo”, aseguró Iturbide (Figura 1).

Figura 1. Proceso de la oxidación fotocatalítica

Esta tecnología de purificación de aire se instaló en el aeropuerto Long Island MacArthur en Nueva York, con el fin de reducir constantemente la cantidad de patógenos presentes en el ambiente, combatir la covid-19 y brindar un espacio seguro a los viajeros.

En el mercado existen otras soluciones como los filtros, generadores de ozono, peróxido de hidrógeno, hidrógeno en forma líquida, etcétera. Cada uno tiene una función específica. Para desinfectar con ozono se requieren altas concentraciones. El peróxido de hidrógeno líquido también requiere concentraciones muy altas. Por ello, el ingeniero Iturbide recomendó conocer las concentraciones adecuadas para cada aplicación. Los filtros también deben utilizarse según su aplicación, pues de lo contrario no se lograrían los beneficios que cada tipo brinda. Otro aspecto a considerar es adquirir la tecnología con un proveedor confiable.

Asimismo, el experto enumeró algunas soluciones extra como los dispositivos portátiles para oficinas, aeropuertos, hospitales, escuelas, consultorios médicos, etcétera, y los equipos para ductos que se instalan en la inyección principal de cada sistema de aire acondicionado.