Refrigerantes Ecológicos

2667

El uso de sustancias químicas acelera el desgaste de la capa de ozono y causa daños a la salud. La aplicación  de sustancias ecológicas y su buen manejo impulsa las buenas prácticas y da mayor valor al técnico que las emplea.

Sinaí Romo.

México ha dado importantes avances en la eliminación de sustancias agotadoras de la capa de ozono e impulsa el uso de productos ecológicos.

El Protocolo de Montreal es uno de los pasos más importantes que México ha  dado para la eliminación de sustancias que dañen al medioambiente y la salud. En la búsqueda de impulsar las buenas prácticas, la Semarnat ofrece una serie de alternativas para salvaguardar al medioambiente.

Ana María Contreras Vigil, directora General de Gestión de Calidad del Aire y Registro de Emisiones y Transferencia de Contaminantes de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), habla sobre el avance de México en el Protocolo de Montreal y el uso de los refrigerantes ecológicos.

Cero Grados (CG): ¿Cómo distinguir a un refrigerante ecológico?
Ana María(AM): Todas las sustancias químicas tienen diversas características. Para Semarnat un refrigerante ecológico es aquel que no contiene Potencial de Agotamiento de la Capa de zono (PAO) y que tampoco tiene un Potencial de Calentamiento Global (PCG), pues el mayor reto para nosotros es el control del cambio climático y la protección a la capa de ozono.

CG: ¿Cómo se avala la calidad de los productos?
AM: Actualmente en México no existe una norma que avale la calidad de un refrigerante, pero hay ciertos estándares internacionales que evalúan las características que deben tener los refrigerantes; además se realizan varias pruebas para conocer su potencial de calentamiento global y de agotamiento de ozono.

Por otra parte, la ASHRAE (American Society of Heating, Refrigerating and Air Conditioning Engineers) cuenta con hojas de seguridad para las sustancias químicas.

CG: ¿Existen desventajas en el uso de este tipo de refrigerantes?
AM: Los refrigerantes ecológicos como los hidrocarburos, las hidrofluoro-olefinas, el CO2 y el amoniaco, tienen diversos tipos de riesgos, pues requieren una mayor inversión en equipos de seguridad, ya que pueden ser explosivos; aunque algunos de ellos no son reactivos, tienen un menor potencial energético. El CO2, por ejemplo, trabaja a muy altas presiones y el amoniaco es peligroso si se llega a inhalar. Entonces hay que tomar algunas precauciones antes de su uso.

CG: ¿Qué está haciendo la Semarnat para impulsar el uso de productos ecológicos?
AM: Nosotros llevamos el plan general de eliminación de las sustancias agotadoras de la capa de ozono, esto es a través del Protocolo de Montreal. México fue el primer país que firmó el convenio internacional en 1987 y desde entonces el país ha seguido un cumplimiento excelente. México fue reconocido a nivel internacional por siempre ir más allá de lo que marca el Protocolo.

Para nosotros el Protocolo está clasificado como una ley por ser ratificado por nuestro Senado. México tiene la obligación de cumplir con los calendarios de eliminación que marca el Protocolo.

CG: ¿Con cuáles puntos ha cumplido México?
AM: Con la eliminación total de los CFC (Cloro, Fluoro y Carbono);  con la completa desaparición del tetrafluoruro de carbono, ya sólo se usan 10 kilos en el país para pruebas de laboratorio; también se ha prescindido de los halones, y finalmente llevamos el 79 por ciento de eliminación del bromuro de metilo.

CG: ¿Cuáles son los objetivos de la Semarnat?
AM: Tenemos varios, en primer lugar la eliminación del 10 por ciento de HCFC en 2015; luego, del 30  por ciento de HCFC para 2018, y la del 21 por ciento restante de bromuro de metilo. Además nuestro objetivo es alcanzar una meta sexenal de 4 mil técnicos capacitados.

CG: ¿Qué acciones se llevarán a cabo para la eliminación total de los HCFC?
AM: Lo primero que vamos a eliminar es el HCFC141b porque tiene un potencial de agotamiento de la capa de ozono mayor al del HCFC22.

En este momento estamos trabajando con los agentes espumantes. Toda la espuma que se utiliza en los sillones se hace con los HCFC141b. Vamos trabajar en conjunto con toda la industria que hace este tipo de productos para eliminarlos y sustituirlos con otra tecnología o distinto tipo de espumante que no dañe el medio ambiente.

También nos ocupamos de los aerosoles que contienen sustancias dañinas y, por último, trabajamos con los sistemas de limpieza en las tuberías de equipos de refrigeración.

Esos van a ser los tres primeros sectores, pero también estamos trabajando, de manera adelantada, con industrias que producen refrigeradores, invitándolos a que hagan su conversión tecnológica lo más pronto posible. Actualmente nos unimos con la Agencia de Cooperación Alemana para que la industria de la refrigeración pueda trabajar más pronto en la sustitución del HFC22 por un refrigerante que no tenga impacto ni de agotamiento ni de calentamiento global, siendo así, nos adelantaríamos aún más.

CG: ¿Qué recomendaciones de seguridad puede dar a  los técnicos en cuanto al uso de refrigerantes?
AM: Lo indispensable: el uso de guantes, lentes y ropa de algodón con manga larga. Cabe resaltar que las sustancias que se usan en la refrigeración no tienen un impacto directo en el técnico, pero si es importante tomar precauciones.

Más allá de lo que marca el Protocolo de Montreal, Semarnat está tomando otras acciones que ayuden al cuidado de la capa de ozono, como la recuperación de sustancias de equipos viejos y la transferencia de conocimientos y experiencias con países de Latinoamérica.

Todos los cursos que actualmente imparte la Semarnat apoyan la protección de la capa de ozono con el objetivo de reducir el cambio climático, impulsando a los técnicos en la aplicación de las buenas prácticas. Toda la información puede ser consultada en la página de Semarnat.

El Fondo Multilateral del Protocolo de Montreal otorgó fondos a México por 19.1 millones de dólares, por medio de los cuales se realizan diversas acciones para terminar con el ciento por ciento de los HCFC para 2030

Servicios de la Semarnat

  • 24 colegios a nivel nacional equipados con todo tipo de herramientas para la recuperación de las sustancias agotadoras
  • 110 instructores a nivel nacional, quienes dan cursos de capacitación
  • 7 mil técnicos capacitados que cuentan con el uso de las buenas prácticas y conocen la importancia del cuidado al medioambiente a través de la recuperación de refrigerantes.
  • 14 Centros de Reciclaje
  • El Sistema de Información y Seguimiento de Sustancias Agotadoras de la Capa de Ozono (SISSAO), un instrumento para persuadir la importación ilegal de las sustancias agotadoras
  • Unión con la Secretaría de Educación Pública (SEP) para tener una certificación de técnicos a través del programa Conocer (Conocimiento, Competitividad y Crecimiento) y también están involucradas otras instituciones de refrigerantes como ANDIRA, ANFIR y AMERIC.
  • El sexenio pasado hicieron la repartición de 2 mil 100 unidades equipadas para la recuperación de sustancias refrigerantes, con un costo equivalente de 30 mil pesos cada uno. Estos equipos se otorgaron a los técnicos más destacados.

—————————————————————————————————————————————————