Recuperación, reciclado y reutilización de refrigerantes

7719

Para controlar los daños causados al medioambiente, es vital aprender con qué herramientas y cómo recuperar, reciclar y utilizar los gases refrigerantes. Conoce los métodos para realizar estas labores

Sinaí Romo

Los procesos de recuperación, reciclado y reutilización de refrigerantes han evolucionado en gran medida durante los últimos años, debido a las regulaciones ambientales, lo que ha provocado que un mayor número de usuarios tengan la necesidad de recuperar y reciclar los refrigerantes.

Cuando se realiza un servicio de mantenimiento o reparación en un equipo, en la mayoría de los casos se debe recuperar el refrigerante, lo que representa el primer paso del trabajo.

Métodos
En fase líquida: se utiliza cuando los equipos son muy grandes y el volumen de refrigerante es considerable. En algunos casos, se puede extraer el refrigerante del tanque recibidor con bombas centrífugas o bombas neumáticas, y enviarlo directamente a los tanques de recuperación.

En fase de vapor-líquido: puede ser utilizado en cualquier sistema, siempre que no contenga una cantidad de refrigerante mayor de 9 kilogramos.

Para llevar a cabo este procedimiento, se recomienda quitar los pivotes de las válvulas para acelerar el proceso de extracción. Como en las diversas variedades de extracción de refrigerante, se deben utilizar mangueras con válvulas de bola manuales integradas, para evitar derramar el refrigerante.

En fase de vapor-líquido cuando el compresor no funciona: en este proceso, se recomienda calentar el sistema con lámparas para evaporar el refrigerante diluido en el aceite del sistema. Procedimiento:

  1. Instalar las válvulas del lado de alta y baja presión, el refrigerante se extrae y se condensa en el cilindro recuperador
  2. Se estima una recuperación de 80 por ciento del refrigerante, debido a que parte de él es recuperado en fase líquida y otra parte en fase de vapor
  3. Se deberá extraer el refrigerante por ambos lados

En fase de vapor-líquido cuando el compresor sí funciona: en este proceso se aprovecha la fuerza del compresor para la extracción del refrigerante; no es necesario calentar el sistema porque la presión del compresor empuja el refrigerante hacia afuera del sistema.

En fase de vapor: cuando los sistemas son grandes y en el diseño existen largos tramos de tubería, la práctica de recuperación en fase de vapor no es recomendable; pero en sistemas pequeños fraccionarios y hasta de 5 toneladas de refrigeración, puede ser una solución. Para este proceso, se requiere que las mangueras tradicionales de 1/4” (pulgada) de diámetro sean sustituidas por mangueras de 3/8” de diámetro, que ayudarán al proceso de recuperación. En este proceso se utilizará una máquina recuperadora que absorberá el refrigerante en fase de vapor y lo condensará para trasladarlo al cilindro de recuperación

Método empuje–extracción de recuperación líquida: es utilizado cuando se tienen equipos de gran tamaño, en los que la extracción del refrigerante puede involucrar un tiempo considerable por la cantidad contenida en el sistema. La operación se lleva a cabo utilizando el vapor del cilindro para empujar el refrigerante líquido fuera del sistema.

  1. Conectar una manguera desde el lado del líquido de la unidad cuyo refrigerante se desea extraer, hasta la válvula del líquido del cilindro de recuperación
  2. Conectar una segunda manguera desde la válvula de vapor del cilindro recuperador, hasta la ­succión de la máquina recuperadora, y conectar una tercera manguera desde el punto de descarga de la máquina recuperadora, hasta el puerto de vapor del sistema
  3. Se debe asegurar que el sistema está fuera de operación para llevar a cabo este trabajo, que consiste en poner en marcha la máquina recuperadora que succionará el vapor del cilindro de recuperación, el cual, a su vez, retirará el líquido del equipo
  4. El vapor succionado por la máquina será comprimido y enviado al sistema, “empujando” el refrigerante líquido hacia el cilindro recuperador; así seguirá hasta conseguir recuperar cerca de 90 por ciento del refrigerante. Es importante tomar en cuenta que cuando el líquido se ha extraído por completo, se debe hacer un arreglo de tubería para extraer el vapor residual del sistema

Reciclado
El reciclado, como lo realiza la mayoría de las máquinas en el mercado actual, reduce los contaminantes a través de la separación del aceite y la filtración. De este modo se obtiene un refrigerante “limpio”, pero no necesariamente se obtiene con las especificaciones de pureza originales del fabricante. El refrigerante usado puede reciclarse mediante la máquina recicladora, utilizando filtros deshidratadores recargables de piedras y otros dispositivos que reduzcan humedad, partículas, acidez, etc. La separación de aceite del refrigerante se lleva a cabo al circular el gas una o varias veces dentro de la unidad. La máquina recicladora de un sólo paso procesa el refrigerante a través de un filtro deshidratador o mediante el proceso de destilación, lo pasa una sola vez por el proceso de reciclado a través de la máquina para luego transferirlo al cilindro de almacenamiento. La máquina de pasos múltiples recircula varias veces el refrigerante a través del filtro deshidratador. Después de un periodo determinado o de un cierto número de ciclos, el refrigerante es transferido hacia el cilindro de almacenamiento. El método de un sólo circula el refrigerante a través de un filtro secador o utiliza destilación. Se hace pasar una sola vez por todo el sistema de reciclaje hasta llegar a un cilindro de almacenamiento.

Reutilización
Si existe la certeza de que la calidad del refrigerante no se ha modificado, el refrigerante recuperado puede volver a usarse en el mismo sistema del que se extrajo o retirarse y tratarlo para su uso posterior. Existen algunos riesgos en la recuperación de gases refrigerantes, de manera que el proceso debe vigilarse con cuidado.

Los posibles contaminantes son los ácidos, la humedad, los residuos debidos a altas temperaturas y partículas. Incluso si los niveles de contaminación son bajos, pueden disminuir la vida útil de un sistema de refrigeración; por lo cual, se recomienda que el producto recuperado se verifique antes de ser reutilizado. El refrigerante proveniente de una unidad cuyo compresor hermético se haya quemado puede reciclarse si se ha recuperado con una unidad que tenga filtros incorporados, un separador de aceite y no presente evidencia de acidez. Para verificar el contenido de ácidos en el aceite es necesario realizar un pequeño control (prueba de acidez). Se llena el frasco de verificación con el aceite por controlar y se mezcla con el reactivo. Si el color que adquiere la mezcla es púrpura, el aceite no está contaminado. Por el contrario, un color amarillo indica la presencia de ácido en el aceite, lo que implica que la mezcla aceite-refrigerante no puede volver a usarse.

Con información del ingeniero Gildardo Yáñez