Perfilando a la industria desde la nube

267

En la actualidad, la computación en la nube es una de las tecnologías de mayor crecimiento, en parte, por todos los servicios que ofrece al sector industrial en rubros que van desde las operaciones de venta y atención a clientes hasta la planeación de proyectos

Ámbar Herrera

Ilustración superior: Gran parte de los datos disponibles en tabletas, computadoras y celulares se almacenan en la nube

La computación en la nube o cloud computing es un servicio en internet que ofrece la posibilidad de mantener archivos e información en un mismo sitio en línea, sin importar la capacidad de almacenamiento. Esto permite nuevas posibilidades de negocios a través de internet y brinda ventajas en el manejo de datos como seguridad, rapidez y facilidad de acceso.

El Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST, por sus siglas en inglés), de Estados Unidos, define al término cloud computing como un modelo que permite el acceso ubicuo, simple y bajo demanda a un grupo compartido y configurable de recursos informáticos como redes, servidores, almacenamiento, aplicaciones y servicios. Este modelo, además, sólo requiere de un mínimo esfuerzo de gestión o interacción del proveedor de servicios.

Hasta hace algunos años, las empresas tenían que encargarse de su propio departamento e infraestructura de tecnología de la información (TI) y lidiar con las complicaciones que eso implica. Ahora, la computación en la nube ofrece los servicios de TI a través de la conectividad e internet, con ello, logra enlazar dispositivos de punto periférico (computadoras, smartphones y accesorios portátiles), a recursos centralizados en un data center.

De acuerdo con la revista Seguridad de la UNAM, el cómputo en la nube ofrece las siguientes ventajas:

Costos: el usuario paga únicamente por los recursos que utiliza
Competitividad: las pymes y mipymes tienen acceso a las más nuevas tecnologías, de este modo, podrán competir en igualdad de condiciones en áreas de TI con empresas más grandes
Disponibilidad: el proveedor garantiza el servicio constante, según las especificaciones del cliente
Acceso: el uso de las aplicaciones diseñadas sobre el paradigma del cómputo en la nube son accesibles desde cualquier equipo en el mundo que esté conectado a internet
Escalabilidad: el cliente no debe actualizar el equipo de cómputo sobre el que está corriendo la aplicación que utiliza, ni tampoco los sistemas operativos, ya que es obligación del proveedor del servicio

El conjunto de estas ventajas permite a los clientes concentrar más recursos y esfuerzos hacia aspectos con impacto directo sobre sus procesos de negocio. Por ello, es conveniente transferir al proveedor de los servicios en la nube la responsabilidad de la implementación, configuración y mantenimiento de la infraestructura de TI.

Asimismo, el NIST recuerda que el cloud computing tiene tres modelos de servicio:

  • El software como servicio (SaaS): el cliente utiliza los recursos del proveedor, como las aplicaciones que se ejecutan en una infraestructura en la nube
  • Plataforma como servicio (PaaS): el cliente puede usar programación para aplicar en la nube infraestructura o aplicaciones adquiridas
  • Infraestructura como servicio (IaaS): el cliente puede implementar y ejecutar software arbitrario, procesamiento, almacenamiento, redes y otros recursos informáticos fundamentales

También existen cuatro tipos de nubes de acuerdo con las necesidades de cada empresa:

  • Nube privada: constituida por una sola organización con su propia nube de servidores y software para la utilización sin un punto de acceso público
  • Nube pública: diversas empresas pueden utilizarla de manera simultánea, pero separadamente. El proveedor de la nube es responsable por el mantenimiento y la seguridad
  • Nube híbrida: compuesta por dos o más infraestructuras de nubes distintas que permanecen como entidades únicas, pero que están unidas por una tecnología estandarizada o propietaria
  • Nube comunitaria: diferentes empresas u organizaciones reúnen recursos en la nube para resolver un problema común

Climatización en la nube
En la actualidad, los contratistas de la industria HVACR utilizan una gran variedad de sistemas para crear, editar y acceder a la información de proyectos, equipos instalados en edificios, propuestas, citas de ventas o servicios, notas e historial de clientes, por ejemplo.

En ¿Por qué la nube importa a HVAC? (2012), Bill Wright, fundador y CEO de Wrightsoft Corporation –empresa de desarrollo de software para HVAC–, señala que el diseño de los sistemas de este sector se puede mejorar a través de una plataforma informática común para todos los involucrados, en donde puedan monitorear e interactuar con la información del proyecto como cálculos de carga, selección de equipos, así como facilitar que profesionales de campo, representantes de ventas y otros empleados contratistas puedan leer y escribir datos con alta confiabilidad. En el caso de Wrightsoft, la nube se utilizó para conjuntar todo lo que implica un proyecto de climatización: ubicación, detalles de construcción, datos de equipos e información de diseño del sistema.

Oportunidades en el futuro
A medida que la tecnología avanza, la computación en la nube tiene que vencer nuevos retos, como aumentar su espacio de almacenamiento, mejorar su rendimiento de internet, reducir costos y aumentar la seguridad en línea de sus clientes.

Durante la última década, el aumento de las capacidades de computación, redes y almacenamiento de datos ha permitido a los centros de datos ofrecer servicios informáticos en tiempo real a través de internet, ejemplo de ello, son los softwares Microsoft Azure, Google Drive, LG BECON y otros desarrollados por compañías como Amazon.

Recientemente, Mark Hurd, CEO de la corporación Oracle, especializada en soluciones de la nube, dijo que el 60 por ciento de los puestos de trabajo en TI todavía no se han inventado, pero que esto ocurrirá a corto plazo. También agregó que en el futuro el 100 por ciento de las aplicaciones nativas digitales tendrán inteligencia artificial y el 85 por ciento de las interacciones con los clientes serán automatizadas, esto indica que la demanda y especialización de los servicios en la nube seguirán en aumento.

La migración del sector HVACR al cómputo en la nube significa avanzar en términos tecnológicos, lo cual garantiza retornos de inversión en infraestructura, al tiempo que se mejora la gestión de los datos de proyectos y trabajadores.