¿Operación remota? 6 pasos para optimizar edificios

231

La pandemia y las medidas sanitarias para prevenir contagios han cambiado la forma en cómo se mantienen los inmuebles. La operación remota es una gran opción para mantener el control de los sistemas y garantizar el confort de los usuarios

Redacción, con información de Trane

Hoy en día, la sustentabilidad y reducción de costos en energía a través de una mejor operación del edificio incluyen estrategias para hacerlo todo de forma remota.

La mayoría de los softwares de operación interactúan con los sistemas del inmueble desde cualquier lugar a través de aplicaciones o interfaces de usuario basadas en la web. Esto es una característica de conveniencia para la mayoría de los usuarios, pero, en la actualidad, la administración remota de los edificios es una necesidad.

Por ello, es muy importante conocer todas las funciones de una interfaz de usuario remoto para que su funcionamiento sea el adecuado y se obtengan los beneficios buscados.

1. Monitorear y verificar las alarmas con regularidad. Es conveniente configurar alarmas adicionales para los puntos a verificar durante las revisiones programadas.

2. Revisar la programación del sistema para verificar y actualizar los cambios en los patrones de ocupación. Desde el inicio de las medidas sanitarias para mitigar la pandemia, muchos edificios comerciales, de oficinas, restaurantes y lugares de entretenimiento han disminuido su ocupación. Los proyectos de uso mixto e inmuebles residenciales también presentan una caída en el número de ocupantes. Ambos escenarios pueden dictar cambios de operación en el sistema para ahorrar dinero o administrar mejor el confort, de ahí la necesidad de actualizar los parámetros de ocupación.

3. Implementar cambios de programación de manera uniforme. Esto se debe efectuar cuando un sistema monitorea y controla varios edificios. La configuración previa al teletrabajo se puede restaurar con facilidad cuando la vida vuelva a la normalidad.

4. Extender el alcance de BAS. Integración de equipos para edificios adicionales en el BAS (sistema de frenado de emergencia) existente, haciéndolo visible y manejable a través de la interfaz de usuario remoto. Esto se logra con facilidad gracias a la tecnología inalámbrica y al diseño de sistemas de arquitectura abierta.

5. Identificar brechas o debilidades en la administración remota del edificio. ¿Existen funciones o equipos que requieren atención constante? Se puede hacer de manera remota. Asegúrate de trazar un plan para revisar las mejoras y cambios pertinentes.

6. Agregar monitoreo de terceros para sistemas críticos. Esta recomendación es de gran ayuda cuando se requiere un monitoreo remoto de edificios con servicio 24/7.

El mundo está cambiando y con él las demandas de las personas, de modo que la tecnología también lo hará para satisfacer las necesidades actuales y futuras de los edificios. Éstos serán cada vez más receptivos y resilientes a los requerimientos de los ocupantes, por lo que los prestadores de servicio deben ir a la par de estos cambios.