Monitoreando la carga

552

Existen diversos riesgos que los transportistas de productos enfrentan cuando se trasladan de un lugar a otro que ponen en riesgo su vida y la calidad o garantía de los productos. Sin embargo, la tecnología puede ser una gran aliada para reducir los peligros y así poder llevar un control de la situación en la que se encuentran durante los viajes

Redacción, con información de Thermo king

El reporte Pérdidas y desperdicios de alimentos en México elaborado por el Banco Mundial reveló un desperdicio de 552 mil toneladas al año de carne de res y de 275 mil toneladas de carne de pollo, en 2017. El mismo estudio señala que el 34 por ciento de los alimentos que se producen en el país son desperdiciados. Esto implica graves afectaciones ambientales, sociales y económicas, de acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, sobre todo considerando que en 2016 México registró que 24.6 millones de personas padecían inseguridad alimentaria, lo cual equivale al 20.1 por ciento

Los factores que intervienen para que esto suceda son muy diversos. Según Genaro Aguilar, coordinador del estudio e investigador del Instituto Politécnico Nacional (IPN), algunos de ellos son:

  • Falta de infraestructura
  • Falta de capacitación de la mano de obra
  • Transporte refrigerado insuficiente en el país
  • Inseguridad

Sobre el tema de la falta de seguridad, hasta septiembre del año pasado, se registró un total de 8 mil 727 robos a los transportistas terrestres, de los cuales 7 mil 328 fueron con violencia, es decir, 87 por ciento del total.

¿Qué hacer?
El desarrollo de nuevas tecnologías tiene un papel preponderante entre las acciones que se pueden llevar a cabo para contrarrestar dichas problemáticas. En cuanto al transporte refrigerado, actualmente existen soluciones que ayudan a monitorear la carga del camión y la situación en la que ésta se encuentra. Estas herramientas permiten a las empresas asegurar, de manera eficiente y productiva, que la mercancía llegue en las mejores condiciones y no se convierta en merma o desperdicio, por ejemplo. Así lo señala José Carlos Gómez, líder de Ventas en Thermo King Latinoamérica: “Hoy en día existe tecnología que permite a los transportistas visualizar la carga desde cualquier lugar, un proceso que les facilita el monitoreo de la mercancía y/o productos, asegurando que éste llegue a su destino en óptimas condiciones”.

Los monitoristas y transportistas pueden obtener información en tiempo real sobre la temperatura, la ubicación y el estado de las alarmas de las flotas de vehículos refrigerados. En caso de que el transportista se encuentre atrapado en el tráfico, un accidente vial o una carretera cerrada, y tarde más tiempo en llegar a su destino, estos sistemas ayudan a evaluar remotamente el tiempo y la temperatura ideal en la que deben encontrarse los productos, en dado caso la eficacia operativa aumenta, a la vez que se reducen las incidencias de pérdida de cargas.

Este tipo de tecnología revoluciona a toda la cadena del transporte refrigerado y ayuda a las empresas a innovar y desarrollar herramientas para brindar mejores servicios y productos a sus clientes. Por tanto, contar con sistemas de monitoreo y control significa reducir los impactos negativos económicos, sociales y ambientales, ya que representa una buena práctica y una gran responsabilidad asegurarse de que los productos perecederos lleguen a sus destinos y a los consumidores finales. Asimismo, un vehículo abandonado desmantelado puede significar un daño ambiental al convertirse en un contaminante, en el remoto caso de que la unidad no logre localizarse o sufra alguna destrucción o incendio.

Normativa
Ante estos cambios que refuerzan la seguridad y eficiencia de los productos que se transportan y los transportistas, se suma también la Norma 08-SCT-2-2017, la cual entró en vigor el año pasado para establecer los tiempos de conducción y pausas que los conductores deben realizar, así como los puntos específicos de información que deberá anotarse de manera impresa o electrónica en la Bitácora de Horas de Servicio del operador de la unidad pesada (camiones y autobuses) y que la autoridad usará como herramienta para su vigilancia. Ya que en México los accidentes viales cobran: 16 mil 500 vidas en promedio al año y cuestan aproximadamente 150 mil millones de pesos al país, lo cual representa el 1.7 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) Este porcentaje es la suma de costos directos e indirectos de dichos eventos, según el Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes.

Lo que busca esta nueva NOM es disminuir accidentes viales, mantener la seguridad de los choferes de camiones y autobuses, así como la de los demás conductores y posibles pasajeros. Estos objetivos pueden lograrse gracias a que esta Norma regula los tiempos de conducción y pausas para conductores de los servicios de autotransporte federal. Algunos de los beneficios son:

  • 1 descanso obligatorio de 8 horas por cada 14 horas de recorrido
  • 1 descanso obligatorio de 30 minutos por cada 5 horas de recorrido
  • Los periodos de pausa, en ningún caso podrán ser acumulados
  • El tiempo máximo de conducción en 24 horas nunca podrá exceder 14 horas
  • La obligación de contar con bitácora de 8 horas de servicio, de uso personal e intransferible

Gracias a las soluciones y herramientas de monitoreo, los choferes y transportistas podrán tener la seguridad de que mientras ellos toman un descanso, no sufrirán un robo o pérdidas de mercancía, ya que estas tecnologías permiten controlar y asegurar la carga remotamente, es decir, el cerrar y abrir las puertas de las cajas será constantemente monitoreado y asegurado por el personal calificado detrás del monitor, no importa la distancia en la que se encuentren.

El mundo está cambiando diariamente y las nuevas tecnologías y tendencias están transformando a las empresas, ayudándolas a controlar y enriquecer tanto sus servicios como productos, siendo la distribución de alimentos y electrodomésticos, algunos de los sectores beneficiados; e incluso los mismos camiones que pudieran ser desmantelados y después abandonados. Sin duda, estos cambios tecnológicos, nuevas normas y regulaciones benefician y garantizan que la cadena del transporte refrigerado, desde su salida a su llegada, suceda en condiciones óptimas y en los tiempos establecidos.