Mantenimiento a un sistema de refrigeración

49462

Falta de cuidado y de mantenimiento son los principales factores que paralizan los equipos. Una revisión frecuente mantendrá los equipos en mejores condiciones y evitará costos más elevados en la reparación

Samantha Gómez

El mantenimiento preventivo programado con actividades de inspección de los equipos, tanto de funcionamiento como de limpieza y calibración, debe llevarse a cabo en forma periódica con base en un plan de aseguramiento y control de validez. Su propósito es prevenir fallas y mantener los equipos en óptima operación.

Los mantenimientos preventivos se realizan con la finalidad de que las fallas sean reducidas al mínimo y que ninguna pieza o componente que presente fallas sea olvidado por más de una semana. Para ello se debe hacer un checklist que cubra cada parte del sistema, operaciones recomendadas y tiempo en el que deben realizarse.

Un checklist eficiente

1. Los niveles de aceite del compresor deben ser verificados. Si el nivel está bajo, se debe agregar más aceite y ser observado por un lapso de tres a cuatro horas en operación continua para determinar la causa del bajo nivel

2. Si el compresor es de lubricación forzada, es importante verificar la presión del aceite. La lectura de la presión manométrica de éste debe ser por lo menos de 15 a 20 lb/in2 más alta que la presión de succión

3. El compresor debe ser detenido para verificar el estado del sello mecánico y probado con una lámpara haloidea para encontrar cuarteaduras y con un detector para comprobar que no haya fugas de refrigerante

4. La condición de los filtros en el equipo de manejo de aire. Si los filtros presentan suciedad deben ser limpiados o reemplazados. Para condensadores y evaporadores deben ser sopleteados exteriormente con aire a presión. Si se emplean cepillos, deberá tenerse en cuenta que no se desprenda material del cepillo ni obture las aletas de los condensadores o evaporadores.

  • Los filtros de tubería de agua también deben limpiarse
  • Las condiciones de los ductos deberán ser verificadas para un eficiente manejo de aire

5. En el sistema completo deberá verificarse cualquier condición anormal de operación. La revisión del refrigerante en la mirilla debe hacerse cuando el equipo esté operando y ha estado trabajando, por lo menos, durante 30 minutos continuos

6. En todas las flechas de motores y ventiladores deberá verificarse que tengan una lubricación adecuada y su condición de operación sea la correcta.

Debe cuidarse la lubricación de los cojinetes y hacerlo cada seis meses, siguiendo las recomendaciones del fabricante.

Debe verificarse que el ajuste del “Juego en el extremo” sea el más adecuado

7. Todas las bandas deben ser verificadas para contar con la tensión y la alineación correctas, las bandas viejas o desgastadas deberán ser reemplazadas

8. Deberán ser verificados los esfuerzos sobre las poleas y flechas de volantes; de encontrarse flojos, no deberán moverse hasta que sean alineados

9. Si el sistema cuenta con manómetros de alta presión deben ser observados; si la presión de la cabeza es más alta que la normal, la causa debe ser determinada y corregida. La purga de aire y otros gases condensables del sistema puede ser necesaria

10. Para un condensador evaporativo o torre de enfriamiento, deben verificarse las condiciones de las mamparas de succión y de las espreas.

La condición del agua también debe ser evaluada. Si existe lodo o algas, el tratamiento del agua es necesario. Las bombas de agua deben estar limpias y los tanques deben sopletearse completamente para eliminar cualquier oxidación o corrosión antes de pintar

11. El agua deberá drenarse del sistema de condensación y se deberá realizar una inspección completa y cuidadosa, incluyendo los tubos del condensador, que deben estar libres de costras o escamas

12. La condición de los desagües tiene que verificarse. Deben estar limpios y ser capaces de transportar toda el agua derramada, sin peligro de taponear el sistema o inundarlo

13. La condición de los contactos eléctricos en todos los arrancadores y controles debe revisarse, tanto parámetros de operación, como el correcto funcionamiento de arranque y de paro

Ningún sistema de refrigeración deberá pararse durante varios meses con presión completa de refrigerante en las líneas del equipo. Esto produce esfuerzos innecesarios en el equipo que pueden ocasionar una pérdida de la carga a través del compresor.

Cuando el enfriamiento o refrigeración no se requieren durante un largo periodo, el sistema se debe descargar y el refrigerante debe ser almacenado en un condensador o en un recibidor, hasta que el equipo sea requerido nuevamente.

Cuando se requiere que el sistema de refrigeración se encuentre encendido, es necesario cumplir las siguientes  condiciones:

  • Compresor o recibidor con su refrigerante completo
  • Filtros en condiciones de operación
  • Lavado y deshidratado del sistema
  • Detección exhaustiva de fugas

Evaluación del sistema

Antes de que el sistema sea arrancado nuevamente, es indispensable que todo el equipo sea inspeccionado. El equipo de manejo de aire deberá estar disponible para el arranque y los filtros deben estar limpios.

Si se usa condensador evaporativo, se debe verificar que esté pintado y que su mantenimiento haya sido realizado. En el sistema se verifica que las tuberías de agua expuestas a bajas temperaturas no estén rotas o presenten fugas. Todas las flechas deben girar libremente y no estar oxidadas. Todos los desagües deben abrirse. Completada esta inspección el sistema será puesto en operación.

Los responsables del mantenimiento deben desarrollar un programa que incluya las estaciones de refrigeración con todos los equipos periféricos, fuentes de energía, sistemas de iluminación y de control de condiciones ambientales, áreas de mantenimiento y de almacenamiento de partes, consumibles, equipos, pintura de exteriores e interiores, cableado e instalaciones eléctricas generales que influyan en la correcta operación del sistema.

La aplicación del mantenimiento preventivo programado es un proceso dinámico que debe actualizarse cuando se adquieren nuevos modelos o tipos de equipos, cuando hay cambios en instalaciones o remodelaciones.

En general durante los mantenimientos preventivos programados, se deben incorporar todos los registros documentados de las actividades de rutina, de las calibraciones e inspecciones, así como de las acciones de mantenimiento correctivo realizadas debido a fallas o a eventos no programados.

Elementos por considerar

  • Frecuencia de inspección/mantenimiento por equipo
  • Programas de calibración
  • Programas de sustitución de partes o refacciones
  • Lugares y responsables de reparación de equipos
  • Registros mensuales de las actividades de prueba, inspección y mantenimiento
  • Formatos de verificación y recepción de consumibles, refacciones y equipos
  • Registros sobre movimiento o cambio de ubicación de equipos

——————————————————————————————————————————————————

Samantha Gómez es ingeniera Industrial. Actualmente desempeña el cargo de directora de Operaciones en IT Adviser, S.A.de C.V. Tiene cuatro años de experiencia en planeación, implementación, soporte y administración de proyectos individuales en temas de infraestructura tecnológica para el sector público y privado.