Los problemas de emprender un negocio

1467

Ser empresario tiene beneficios, pero también implica diversos riesgos. Por ello, es importante que los consideres para no ser parte de la estadística de negocios que fracasan

Victoria Zárate

A0CG0001696Si posees un negocio, eres dueño o formas parte de un grupo directivo que sabe tomar decisiones, incluso en internet, ya eres un empresario.

México es el país que más emprendedores registra; sin embargo, “siete de cada 10 empresas mueren a los tres años, porque el empresario tuvo dos problemas: no diseñó bien su proceso de planeación estratégica y existió un problema financiero, que puede tener sus orígenes en el primer problema, así como en la forma de manejar su propia cartera”, comentó Alejandro Torres Delgado, quien cuenta con una maestría en Dirección de Empresas para Ejecutivos por parte del Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa, durante la conferencia “Salud y rentabilidad empresarial. Puntos de encuentro y desencuentro”, en el marco de Aldea Digital 2015.

En el evento, el especialista mencionó los puntos de encuentro y desencuentro entre los empresarios, así como la correlación existente entre éstos y los resultados de las nuevas empresas.

Emprendimiento
“Si se analizara por número de gente, las estadísticas indican que todos quieren hacer su propio negocio y ser independientes”, indica el especialista. Es decir, las personas buscan ser sus propios jefes, pero el obstáculo recurrente es que suele haber más personas con habilidad operativa que directiva.

Una habilidad es la destreza para realizar una actividad y lograr los objetivos previamente establecidos. La habilidad directiva, entonces, conocida también como habilidad gerencial, es la capacidad y el conocimiento de una persona para llevar la administración y el liderazgo de una organización.

Por ejemplo, una persona puede contar muy buenos conocimientos y habilidades en programación, pero cuando busca ser director General de una empresa no lo logra porque no cumple con el perfil directivo. “Hay una gran diferencia entre cómo operar y cómo ser directivo, ya que el primero se dedicará a observar todo un panorama amplio y tomar decisiones, mientras que el otro a programar”, explica Torres. Respecto de las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes), aunque éstas cuentan con un número reducido de trabajadores y una facturación moderada, son los principales aportadores a la economía, ya que generan seis de cada 10 empleos en el país.

¿Qué es lo que está pasando con las empresas?
Cuando se crea una empresa, la capacidad de análisis de un negocio servirá para ver cómo se maneja la inversión que se utilizó y para saber cómo se recuperará sin tener que perderla.

“Un proceso de planeación estratégico debe considerar a los proveedores, al gobierno, a la sociedad, a los acreedores, a los empleados y a los clientes, y, de alguna manera, se debe crear un tablero gerencial, el cual tiene que medir la contabilidad, los indicadores de rendimiento, lo que ocurre con el cliente, la eficiencia de los procesos y las competencias de los empleados, lo que ayudará a mejorar la utilidad y el flujo de efectivo”, explica Alejandro Torres.

“Si todo esto no se planea desde que son empresas chiquitas, con dos o tres personas iniciando el negocio, menos se logrará cuando se tenga un grupo de miles de empleados y cabezas que trabajen sobre dicho corporativo”, advierte el especialista.

Riesgos financieros

  • Sobre el ahorro o la inversión, la parte en que la persona consigue un capital y la de contar con un plan de ahorro a fin de lograr una vida plena
  • Por falta de control del flujo de efectivo, pues es necesario saber cuánto se tiene realmente disponible, no sólo físicamente en la cartera, sino descontando los gastos futuros inmediatos
  • De quedarse sin liquidez, es decir, sin la posibilidad de cumplir con las obligaciones con terceros y entrar en suspensión de pagos

Riesgos legales

  • Sobre la o las personas con las que uno se asocia al formar una empresa, así como al establecer acuerdos sobre el porcentaje del capital que se designará a cada uno, comprobación del origen lícito del capital social, formas de disolución de la sociedad, criterios para entrada de nuevos accionistas, entre otros
  • En las obligaciones fiscales, cuando se trabaja como persona física, con actividad empresarial o cuando es mediante otro régimen fiscal
  • De emprender una sociedad sin un seguro de socios o personas clave, que permita compensar a sus familiares en caso de fallecimiento, y de mantener el control del negocio en su ausencia
  • Por la falta de contratos mercantiles con clientes y proveedores y de acuerdos de confidencialidad para que no copien o se roben las ideas

Riesgos operativos

  • No tener seguro de gastos médicos, de vida o de responsabilidad civil. En caso de accidente y fallecimiento o algún accidente al propio empresario, esto puede causar un impacto de 2 a 3 millones de pesos
  • En cuanto al flujo de ingresos, existen seguros que protegen temporalmente una disminución en los ingresos

Incertidumbres empresariales
Una de las inseguridades más grandes es operar con una institución que se encuentre fuera del sistema financiero mexicano, lo que significa que no cuenta con una certificación de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros.

“Otra causa de inseguridad es la acumulación de deudas por adquirir cosas novedosas, tecnológicamente hablando. Lo que conviene es reducir lo conocido como gasto variable, que es aquello de lo que se puede prescindir y que no tiene una regularidad, a cambio de invertir en fondos para la prevención a futuro”, explica Torres. “Cuando abre una empresa, existe un entorno muy complejo, y a pesar de ser el país número uno en emprendimiento, es difícil hacer crecer o mantener una empresa. Cuando se trata de conseguir más inversión externa, es necesario ver el origen lícito del capital, hay que hacerlo a través de instituciones financieras y hay que evaluar si nos conviene ese nuevo accionista, quien pedirá una Tasa Interna de Rendimiento (TIR), lo cual deberá compararse contra un préstamo a un banco, ya que a veces podría haber más ventajas contables o financieras en este último caso”, indica el experto.