Líquido que ablanda la dureza

1806

Las múltiples aplicaciones del líquido aflojatodo lo convierten en uno de los productos más versátiles para cualquier técnico.

Ana Eng.

Antes de aplicarlos, asegúrate de limpiar la superficie.

Su estructura molecular permite que penetre hasta las piezas más profundas de cualquier superficie metálica. El principal objetivo de este producto de uso industrial radica en facilitar la separación de tuercas y tornillos oxidados, o de partes metálicas expuestas a condiciones atmosféricas severas. A su vez, limpia el polvo, remueve la oxidación y la incrustación de piezas obstruidas.

A su paso deja una delgada película sobre las piezas por separar. Puede usarse de manera segura en metales (ferrosos o no), como el aluminio, el cobre, el bronce y el latón, sin problemas de manchado o coloración. Es posible aplicarlo por rociado, inmersión y espátula; con trapo, rodillo o directamente sobre las partes por separar.

En el mantenimiento de partes metálicas que constituyen el sistema HVACR, el aflojatodo es una herramienta fundamental y útil, ya que sus propiedades químicas absorben la humedad que pueda existir después de realizar una limpieza que incluya líquidos.

Se debe tomar en cuenta que este líquido sólo remueve el exceso de humedad y no funciona como un secador. Por lo tanto, hay que secar primero con un trapo o jerga, después de haber enjuagado el exceso de sustancias químicas o jabón con agua.

Existen establecimientos de herramientas HVACR donde se vende este producto; sin embargo, la marca, el diseño o la aplicación no altera el efecto que tiene en la absorción de fluidos.

En relación con los aspectos estéticos, da brillo al metal del equipo, retrasa la acumulación de polvo y permite una limpieza más eficaz cuando se vuelve a realizar el mantenimiento.

Aspectos de seguridad

  • Peligroso o fatal si se ingiere
  • Aerosol inflamable
  • Evite el contacto con los ojos
  • Usar con ventilación adecuada
  • Mantener alejado del calor, chispas y cualquier otra fuente de ignición
  • En altas concentraciones puede causar irritación nasal y respiratoria y daño en el sistema nervioso central
  • Puede provocar dolor de cabeza, mareos y náuseas
  • El contacto prolongado con la sustancia puede producir irritación leve