Limpieza de Serpentines

3867

Una actividad vital en los equipos es la limpieza de serpentines, debido a los problemas de salud que pueden causar. Por ello, es indispensable conocer cinco puntos básicos para realizar este trabajo con calidad.

Un enjuague deficiente que no remueve el limpiador ácido provoca que éste siga reaccionando con el aluminio y lo dañe.

Mayra Lira.

1 Personal capacitado. Para realizar un buen mantenimiento, siempre será mejor que éste se lleve a cabo por personal capaz de seleccionar, instalar, supervisar, programar y brindar mantenimiento a los sistemas, ya sean domésticos, comerciales, industriales, de transporte, etcétera. Es comprensible que no conozca todos a profundidad, pero basta con que en los que se especialice sea capaz de detectar fallas y aplicar las técnicas adecuadas para revisar, diagnosticar y solucionarlas. El profesional no debe olvidar que siempre se tienen que respetar las normas nacionales e internacionales, ecológicas, de higiene y seguridad vigentes.

2 Químicos adecuados. De su correcta selección dependerán los resultados obtenidos. Los limpiadores pueden dividirse en tres tipos, según su PH (Potencial de Hidrógeno, o acidez): ácidos, neutros y alcalinos. Cada grupo tiene características propias debido a su PH, pero cada materia prima, dependiendo de su composición molecular, tendrá su propio comportamiento. Otra clasificación los divide por tipo: detergentes, limpiadores solventes, limpiadores ácidos y limpiadores abrasivos.

3 Aplicar los químicos de limpieza de forma segura. La integridad de las personas siempre será prioridad; por eso, es importante leer la etiqueta del producto, tener a la mano y conocer las hojas de datos de seguridad, ya que ahí se indican las precauciones que deben considerarse antes de manipular los químicos y las medidas de primeros auxilios que podrían evitar daños mayores o incluso fatales. Los químicos deben ser seguros también para los equipos, por eso es mejor protegerlos de derrames o salpicaduras.

Según la Norma 018 de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, los datos que debe contener una hoja de datos de seguridad son:

Sección I. Datos del fabricante y a quién acudir en caso de emergencia
Sección II. Datos de la sustancia química
Sección III. Identificación de la sustancia y componentes considerados peligrosos
Sección IV. Propiedades físicas y químicas
Sección V. Riesgos de fuego o explosión
Sección VI. Datos de reactividad
Sección VII. Riesgos a la salud y primeros auxilios
Sección VIII. Indicaciones en caso de fuga o derrame
Sección IX. Protección especial específica para situaciones de emergencia
Sección X. Información sobre transportación
Sección XI. Información sobre ecología
Sección XII. Precauciones especiales

En junio de 2013, se aprueba la modificación de la NOM-018-STPS para homologar a nivel mundial su presentación y los pictogramas de acuerdo con el Sistema Global Armonizado de Clasificación y Etiquetado de Sustancias Químicas de la ONU, y se emite la NMX-R-019-SCFI-2011. Las secciones son casi las mismas pero ahora son más comprensibles para cualquier usuario, sin importar su nacionalidad.

4 Contar con las herramientas y equipos necesarios. Para lograr una ejecución rápida e impecable, es mejor verificar con anterioridad que se cuente con todo lo necesario y que se encuentre en buen estado. Si está por concluir la vida útil de algún equipo o instrumento, lo más conveniente será contar con un repuesto. También se debe verificar la distancia a la que se encuentra el agua y la energía eléctrica, al igual que el trayecto que seguiría el agua residual, las condiciones del drenaje o forma de recolección.

Se recomienda contar con un aspersor de baja presión o una hidrolavadora que trabaje a no más de 400 psi; el químico adecuado, en cantidad necesaria; manguera, extensión eléctrica, brocha, trapos, lámpara, equipo de protección personal, lentes, guantes y herramienta para desarmar los equipos.

5 Realizar el procedimiento de forma correcta:
1.   Hacer un reconocimiento del área y ubicar accesos, suministros de agua, electricidad y corrientes de aire
2.   Interrumpir el suministro eléctrico
3.   Verificar que los drenajes no estén tapados
4.   Desarmar la unidad tanto como sea posible
5.   Determinar el grado de suciedad y remover la que se encuentre en la superficie (con una brocha)
6.   Enderezar las aletas de aluminio; esto facilita la penetración del limpiador
7.   Revisar con ayuda de una lámpara si existe incrustación (usar el limpiador ácido)
8.   Seleccionar el limpiador y diluir sólo la cantidad necesaria (dependiendo del grado de suciedad)
9.   Aplicar el limpiador siguiendo las instrucciones del fabricante; cubrir las áreas de controles y ductos. Humedecer y aplicar de abajo hacia arriba, cuidar que no se doblen las aletas y evitar salpicar alrededor
10.   Dejar actuar: si es limpiador ácido, no más de 5 minutos. Los limpiadores sin enjuague requieren que el equipo se encienda por lo menos 30 minutos; si no, es mejor enjuagar para que no se seque ni se adhiera el químico en el serpentín
11.   Enjuagar abundantemente con agua; cuidar la presión y el ángulo de suministro. Es el paso más importante para no dañar los equipos. Un enjuague deficiente que no remueve el limpiador ácido provoca que éste siga reaccionando con el aluminio y lo dañe, y en el caso de los demás, que al secarse formen una costra difícil de eliminar
12.   En evaporadores o condensadores instalados en zonas húmedas, es recomendable sanitizar para prevenir el crecimiento de microorganismos y evitar malos olores
13.   Limpiar el interior del gabinete, charola de condensados, abanico, gabinete al exterior y dejar sin basura las áreas circundantes
14.   Poner en funcionamiento y, de ser posible, colocar etiqueta de seguimiento
——————————————————————————————————————————————————

Mayra Lira Cantú es egresada del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey de la carrera de Arquitectura. Su experiencia laboral la ha desarrollado en ADESA, fabricante de productos químicos para el mantenimiento de equipos de aire acondicionado y refrigeración. Es especialista en áreas como Calidad, Medioambiente y Publicidad.