Instalaciones seguras y eficientes

331

Una buena instalación es un paso vital no sólo para prevenir accidentes, sino para salvaguardar la integridad de los trabajadores, cuidar al medioambiente y proteger la vida útil de los equipos, evitando así pérdidas económicas a las empresas

Ámbar Herrera / Fotografía: Cero Grados Celsius

Fotografía superior. Los ponentes junto al equipo de Grupo Confort Nacional, distribuidor autorizado de Rheem. De izquierda a derecha, Daniel Peimbert, Orael Hernández, Ana Ramírez, Rodrigo Zamora y Rafael Schmidt

En atención a este punto, la penúltima capacitación técnica de ANDIRA titulada “Correcta instalación de equipos de aire acondicionado” tuvo como objetivo “lograr que los prestadores de servicio tengan un mayor conocimiento de las buenas prácticas de instalación y hagan uso de las herramientas adecuadas; además, que conozcan las razones de seguridad para hacerlo”, dijo en entrevista para Cero Grados Celsius, Rafael Schmidt, ingeniero de servicio del Área de Postventa en Rheem, empresa patrocinadora de la sesión.

En su conferencia, señaló algunas de las medidas de seguridad básicas de trabajo, como la interrupción de la corriente eléctrica y el bloqueo de los controles de suministro para evitar la electrocución o descarga eléctrica.

Mencionó, además, la importancia de que los trabajadores empleen equipo de protección: casco, gafas, mascarillas, arnés, fajas, guantes, botas de piel con suela antiderrapante, entre otros; para evitar accidentes por resbalones, quemaduras, cortaduras, intoxicación y demás.

También recordó que las buenas prácticas son indispensables para el éxito de los procedimientos. Algunas de ellas implican conservar limpias las áreas de trabajo, emplear las herramientas adecuadas y, sobre todo, realizar un buen vacío.

Posteriormente, Schmidt explicó que la instalación de las unidades se debe realizar sobre bases de concreto de 10 centímetros de altura o sobre una base metálica en el exterior. En caso de colocarse a nivel de piso, la plataforma no debe estar en contacto con paredes o con otros equipos, para que no se transmitan vibraciones a la edificación; de igual modo, si se ubica en el techo, se debe tomar en cuenta el peso y las vibraciones que la máquina produce.

“Las buenas prácticas hacen énfasis en los buenos hábitos que tienen los trabajadores” – Orael Hernández

Asimismo, comentó que cada equipo requiere de medidas específicas para su instalación, por ejemplo, los de tipo paquete necesitan estar en espacios libres para evitar la recirculación del aire de descarga, ventilación y mantenimiento; además, la distancia entre cada uno debe ser entre 1.5 y 2 metros. Para seleccionar la localización, se debe usar una plomada y verificar la correcta posición de la unidad exterior, así como realizar una adecuada soldadura y sellado de la tubería.

Al terminar la instalación, el equipo se debe empacar con plástico para que no entre polvo en el interior, y se deben agregar soportes de neopreno para eliminar las vibraciones que se puedan generar, finalizó el experto.

En entrevista, Orael Hernández, product manager de Rheem, quien dio una ponencia comercial durante la capacitación, comentó que “las buenas prácticas hacen énfasis en los buenos hábitos que tienen los trabajadores”, ya que, en ocasiones, se olvidan de que existen protocolos que se deben seguir independientemente del producto o la marca que se instale.

En tanto, Rodrigo Zamora, ingeniero de ventas en Grupo Confort Nacional, distribuidor oficial de la marca Rheem, señaló que, ante las nuevas exigencias y regulaciones en la industria, es necesario que los prestadores de servicio se actualicen en las nuevas tecnologías y protocolos de seguridad.




Suscríbete a nuestro boletín

Recibe noticias en tu bandeja de correo electrónico.