Instalación de aire acondicionado: el primer paso para la certificación

272

No cesa el trabajo del Comité de Expertos en el Sector de Aire Acondicionado para elaborar un estándar de competencia rumbo a la certificación de los prestadores de servicio. En esta ocasión el enfoque estuvo en la instalación de los sistemas

Danahé San Juan

El Consejo en Excelencia Técnica (CET) llevó a cabo su 4ta Sesión Ordinaria con el Comité de Expertos en el Sector de Aire Acondicionado. En la sesión se habló sobre los elementos que conforman el estándar de competencia para la certificación “Prestar servicios de Instalación y Mantenimiento de sistemas de climatización/aire acondicionado de hasta 3 toneladas”. Los elementos fueron los siguientes:

01 Instalar sistemas y equipos de aire acondicionado de hasta 3 toneladas.
02 Poner en marcha sistemas/equipos de refrigeración de hasta 3 toneladas.
03 Dar mantenimiento predictivo, preventivo y correctivo a sistemas de refrigeración de hasta 3 toneladas.
04 Reparar sistemas de refrigeración de hasta 3 toneladas.
05 Reconvertir/actualizar sistemas de refrigeración de hasta 3 toneladas.

Durante la sesión, el comité comenzó con el desarrollo del primer elemento del estándar: los criterios de evaluación para la instalación de sistemas de refrigeración de hasta 3 toneladas y las características de los desempeños que deberán presentar los candidatos a la certificación.

Otro aspecto crucial es la contemplación de Normas Oficiales Mexicanas (NMX) relacionadas con temas de construcción y seguridad eléctrica para generar un estándar de alta calidad que permita a los prestadores contar con un buen referente de las buenas prácticas en el sector del aire acondicionado y la climatización.

Cabe recordar que tanto la construcción como la seguridad eléctrica son dos temas de gran importancia, debido a que la instalación de un sistema de climatización altera la estructura y si esta práctica se realiza sin conocimiento, se pueden generar graves impactos en el edificio que pongan en riesgo a los ocupantes. Lo mismo ocurre con la seguridad eléctrica, si la instalación se realiza sin las buenas prácticas, el impacto puede perjudicar la integridad física del prestador de servicio, de los ocupantes y del edificio.

Por último, se destacó que dentro del estándar se consideran como limitantes el reemplazo de los componentes y el cambio de refrigerante, siempre que el equipo no exceda cierto tiempo de antigüedad. De esta forma se evitará una mala operación, el incumplimiento del confort ambiental y la generación de emisiones contaminantes a la atmósfera.