Importancia de una correcta limpieza de serpentines

4667

Al no contar con cuadrillas especializadas que sepan limpiar serpentines, pocos contratistas saben para qué y cómo se usa cada químico; es decir, desconocen la gama completa de equipos y herramientas existentes para muchas situaciones, evitando que se realice un mantenimiento seguro, lo que genera un gasto de energía innecesario

Victoria Zárate

Debido a que el serpentín mueve mucho aire, es de suma importancia que lleves a cabo una limpieza periódica de los serpentines, porque si éste se encuentra sucio u obstruye algún objeto del exterior, no podrá realizar su trabajo de forma eficiente y adecuada.A0CG0001712

Limpiadores
Cuando se utiliza agua para “limpiar” los serpentines, en realidad no se alcanza a disolver la suciedad orgánica ni inorgánica, y tampoco elimina el biofilm, ya que queda una capa de sales y minerales. Como consecuencia, puede empujar más la suciedad hacia el interior del equipo. Por otro lado, si se limpian con químicos, aunque se aplique la cantidad adecuada y se enjuague el equipo abundantemente, las aletas podrían dañarse.

Los limpiadores pueden clasificarse en cuatro tipos:

Neutros. PH=9.19, jabón y aditivos. No reacción espumosa. Con o sin enjuague. Remueve suciedad común, polvo y materia orgánica. Seguros para el técnico; sin riesgo de daño al equipo o al medioambiente

Alcalinos. PH=9-12. Sosa, potasa, detergentes. Con o sin espuma. Remueven suciedad común, materia orgánica, grasas y aceites. Corrosivos, reactivos. Deben usarse con precaución. Pueden dejar residuos de sales.

Ácidos. PH=1-5; fluorhídrico, fosfórico, cítrico. Con o sin espuma. Remueven depósitos minerales, incrustación, óxido y manchas. Corrosivos, reactivos. Deben usarse con precaución. Espumosos y abrillantadores

Limpiador desinfectante. PH=6-12; jabón o detergente, biocida, surfactantes y adictivos. Por reacción espumosa. Remueven suciedad común, materia orgánica, grasa y aceites. Eliminan patógenos. Seguros para el técnico. Sin riesgo de daño al equipo

Hay dos planes de mantenimiento en la frecuencia de lavado: preventivo, que corresponde a una limpieza periódica, y correctivo, que se refiere a una limpieza exhaustiva. Recuerda que para ello debes considerar el tipo de serpentín y las recomendaciones del fabricante, así como las condiciones del ambiente exterior e interior, también la calidad del aire interior deseada o necesaria según el uso, la facilidad / dificultad de acceso a los serpentines, las normas / estándares establecidos, los parámetros de calidad propios, entre otros.

Consideraciones importantes para la limpieza efectiva

  • Debes tener el conocimiento adecuado para saber seleccionar y utilizar correctamente el equipo de limpieza
  • Usar el químico adecuado, ya que hay diversos tipos de serpentines. Como técnico, tienes que saber reconocer cuál es para cada caso, así como la dosis de colocación
  • Emplear equipo de protección y conocer la Hoja de Datos de Seguridad
  • Contar con un equipo de protección personal y verificar que se encuentre en buen estado; también, si se requiere, con un suministro eléctrico y otro de agua, contenedores para recolección de basura y residuos y un kit de primeros auxilios
  • Seguir el procedimiento correcto

A0CG0001713Procedimiento de limpieza

  • Haz un reconocimiento del área donde se encuentra el equipo
  • Verifica que exista buena ventilación, pero no demasiada
  • Corta el suministro eléctrico
  • Revisa que los drenajes no estén obstruidos, de ser así, púrgalos
  • Desarma la unidad tanto como sea posible
  • Remueve la suciedad suelta
  • Endereza las aletas
  • Diluye adecuadamente, lo cual dependerá del grado de suciedad
  • Sólo utiliza lo necesario y siempre usa equipo de protección
  • Aplica siguiendo las instrucciones de los fabricantes, cubriendo áreas de controles, ductos, etcétera. Humedece el condensador, aplica de abajo hacia arriba, cuida no doblar las aletas y no apliques el químico alrededor
  • Deja que el limpiador actúe según las instrucciones del fabricante: si es ácido espumoso, de tres a cinco minutos, no más, y si es limpiador sin enjuague, debes encender por 30 minutos el equipo
  • Enjuaga el químico de manera abundante, cuidando la presión y ángulo de suministro de agua
  • Sanitiza sólo si es necesario prevenir el crecimiento bacteriano y no enjuagues
  • Limpia el exterior: las charolas, abanicos y gabinete (incluyendo el área circundante)
  • Ensambla todas las piezas; si falta una, reemplázala
  • Ponlo en funcionamiento para probarlo
  • Coloca la etiqueta de seguimiento

Mantener limpios los serpentines beneficiará el desempeño de la eficiencia del equipo y la calidad del aire; de esta manera, el equipo podrá tener un tiempo de vida prolongado; también podrás ahorrar tiempo y dinero, prevendrás enfermedades, aumentará la productividad, evitarás accidentes y no dañarás el ambiente.

Con información de ADESA