Hidrocarburos para refrigeración doméstica (segunda y última parte)

2073

Para instalar con seguridad un circuito de refrigeración doméstico que emplee HC, se deben cumplir puntos específicos. De esto depende su correcto desempeño.

Durante el proceso de verificación del sistema será necesario registrar temperatura y presión.

Redacción.

En el número anterior de Cero Grados se abordaron los primeros pasos para la manipulación de un circuito de refrigeración doméstico, en este número se finaliza con la entrega de pasos para una instalación segura y exitosa.

El proceso de soplado
Abrir la válvula del regulador de presión del tanque de nitrógeno y hacer que éste purgue el arreglo completo del sistema de refrigeración, pinza pinch-off, bomba de vacío y línea de ventilación a menos 1 bar (baja presión). Regular la presión de funcionamiento con válvula de reducción y ecualizar la presión del sistema.

A00003462

Para realizar correctamente la instalación del circuito de refrigeración se debe contar con las herramientas necesarias

Extracción del filtro secador / prueba de capacidad del compresor
Corte del tubo capilar
Luego de realizar el soplado de todo el circuito de refrigerante, desconectar la bomba de vacío y la línea de ventilación. Cortar el tubo capilar a la salida del filtro secador (a aproximadamente 3 cm de éste) y evitar la formación de rebabas y deformaciones en el tubo capilar

Corte del filtro secador
Cortar el filtro secador con un cortador de tubos si se cuenta con suficiente tubo (acero) del condensador. Esto permite eliminar la humedad y los residuos adheridos en el filtro secador

Ajuste para una prueba de capacidad
Si se presume que la capacidad de un compresor hermético es reducida, realizar una prueba de capacidad

Verificación del evaporador y el condensador
Conectar nitrógeno seco (N2) a la válvula del tubo de proceso. El regulador de presión del cilindro de suministro de Nitrógeno tiene un ajuste máximo de 10 bar.

El flujo de nitrógeno ingresa en el sistema y circula por el tubo de proceso, el compresor, el evaporador con el tubo capilar conectado y el condensador.

El nitrógeno se descargará en el extremo abierto del condensador (previamente conectado a la entrada del filtro secador) y en el extremo abierto del tubo capilar. Sostener un trapo en ambos extremos, ya que el lubricante restante del compresor puede salir junto con el nitrógeno.

Planificar el trabajo de reparación a fin de que el sistema de refrigeración y las piezas nuevas no permanezcan abiertos durante más de 15 minutos.

  • Montar los equipos especiales necesarios para las reparaciones, así como las piezas de repuesto necesarias
  • Montar un filtro de servicio que sea más grande que el utilizado originalmente y, si es posible, que se cuente con una conexión de tubo de proceso adicional. El filtro secador debe permanecer herméticamente sellado hasta su montaje

El sistema de refrigeración se debe preparar para el montaje a través de un sistema de unión de tubos con prensado de conexiones.  

Fugas
Conectar el acoplador rápido al circuito de refrigerante preparado en el lado de alta y baja presión mediante el acoplador de servicio. Conectar el manómetro múltiple de cuatro válvulas al sistema y también el cilindro de nitrógeno al puerto central del juego de manómetro múltiple. Presurizar el sistema con nitrógeno seco, al transferir el gas desde el lado de alta y baja presión hasta el valor de presión del sistema (10 bar como máximo).

Prueba
1. Sostener la presión con las válvulas cercanas y verificar la presión mediante el uso de un indicador. En el caso de las fugas muy pequeñas, una prueba de presión puede demorar hasta 24 horas. Las disminuciones de presión indican fugas
2. Con agua jabonosa y un cepillo, distribuir el líquido sobre todas las uniones mientras se verifica si se generan burbujas. Las burbujas indican fugas

Devolver todas las tuberías cuidadosamente a sus posiciones correctas. Si el sistema se identifica como libre de fugas, será necesario eliminar el nitrógeno hacia la atmósfera.

Evacuación y carga del sistema
Para mantener los gases no condensables y la humedad del sistema reducidos al mínimo, es necesario evacuarlo a un valor de vacío lo más bajo posible antes de realizar la carga (0.5 mbar 50 Pa, 375 micrones). Verificar con un indicador de vacío.

Tiempo de evacuación requerido
1. Para una evacuación de un lado, únicamente en el tubo de proceso del compresor, el tiempo mínimo requerido es de 30 minutos
2. Para evacuaciones en ambos lados, en el tubo de proceso del compresor y del filtro secador, el tiempo mínimo requerido es de 15 minutos

Verificar la estabilidad del vacío con el cierre de la válvula de la bomba de vacío. Si la aguja indicadora presenta una caída apreciable, es posible que existan pérdidas en el sistema o que las conexiones de mangueras no se hayan colocado correctamente.

Conectar el acoplador rápido al circuito de refrigerante preparado en el lado de alta y baja presión mediante el acoplador de servicio. Cuando se haya obtenido un vacío estable, cerrar la válvula del indicador de vacío e iniciar la carga.

Proceso de carga
1. Cargar 1/3 del total de la carga gaseosa del sistema refrigerado
2. Activar el compresor
3. Agregar la cantidad restante de la carga lentamente al sistema
4. Observar el indicador y verificar las condiciones de funcionamiento del sistema

Selladura del sistema
1. Estrangular el o los tubos de proceso con la pinza dos veces. Una estrangulación deberá hacerse a 90º y otra a 45º, respecto de la tubería de proceso
3. Retirar la pieza de estrangulación
4. Sellar los tubos de proceso con un dispositivo obturador

Verificación del sistema y prueba final de fugas
Luego del proceso de carga se debe verificar el ajuste y el funcionamiento de los dispositivos de control. El sistema debe hacerse funcionar hasta que se puedan observar suficientes condiciones del sistema.

Mientras tanto, se deben registrar los valores de temperatura y presión. Luego de la desconexión de los indicadores y las mangueras, se tiene que realizar una prueba final de fugas. Utilizar una vez más agua jabonosa o un detector electrónico de fugas.

Puntos de verificación comunes

  • Tuercas abocinadas
  • Válvula de servicio
  • Unión fuerte en la soldadura
  • Doblamientos de extremo del evaporador putrefactos
  • Tubos que se rozan
  • Accesorios unidos con soldadura fuerte de material ferroso rajados

—————————————————————————————————————————————————

Con información de Proklima