Fundamentos técnicos para la calidad del aire interior

2521

Cansancio, dolor de cabeza, gripe, entre otros problemas, están relacionados con la mala calidad del aire interior que se respira en un inmueble. Conocer las herramientas adecuadas y el buen manejo de los equipos le permitirá a los técnicos mejorar su trabajo para brindar a los clientes soluciones altamente eficaces.

“Entre menos polvo exista, habrá mayor enfriamiento, mejores condiciones de trabajo del equipo y mayor eficiencia energética”: Carlos Torres.

Sinaí Romo.

calidad del aire interiorLa Agencia para la Protección Medioambiental de los Estados unidos (EPA, por sus siglas en inglés) calcula que el aire interior puede estar de dos a cinco veces más contaminado que el exterior y, en muchas ocasiones, puede tener hasta 100 veces más contaminantes. Por ello,  los especialistas en la calidad del aire resaltan la importancia de mantener los inmuebles limpios.

Una de las principales causas de contaminación en interiores son los sistemas de climatización, según señala Air Care, especialista en el cuidado de la calidad del aire interior. Se ha demostrado que los sistemas de ventilación y aire acondicionado actúan como una fuente recolectora de una variedad de contaminantes que tienen el potencial de afectar a la salud, tales como moho, hongos y partículas de polvo muy pequeñas.

Afecciones causadas por la mala calidad del aire:

  • Gripa
  • Dolor de cabeza
  • Irritación de mucosas
  • Infecciones respiratorias
  • Asma
  • Alergias
  • Falta de energía

Beneficios de la limpieza:

  • Aire fresco
  • Protege la salud y bienestar de los ocupantes
  • Menores síntomas de alergias
  • Disminución del ausentismo laboral
  • Aumento de la productividad
  • Mejor funcionamiento del sistema de climatización
  • Menores fallas en los equipos
  • Ahorro de energía
  • Mobiliario limpio por más tiempo
  • Se evita el síndrome del edificio enfermo
  • Mayor vida útil de los equipos

Debido a la gran fuente de contaminación que significan los sistemas de climatización sucios, Carlos Torres, director General de Filtech, empresa pionera en la limpieza de ductos en sistemas de aire acondicionado, señala que uno de los principales agentes para el cuidado del aire interior es el técnico encargado de llevar a cabo la limpieza y mantenimiento de estos sistemas.

“Del trabajo del técnico, depende gran parte de la calidad del aire que respiren los habitantes de un inmueble, pues ellos son los encargados de mantener los sistemas de ventilación limpios”, añade Torres. Por ello, considera importante que los técnicos conozcan los riesgos de un lugar contaminado y sepan cómo pueden contribuir a la mejora del aire mediante su trabajo. “El técnico contribuye con la calidad del aire interior mediante cuatro prácticas: la limpieza de ductos; el cuidado de la filtración; la hermeticidad, mediante buenas prácticas de higiene, y al contar con un equipo eficiente de aire.

“La mínima presencia de polvo en un sistema de climatización afecta de manera notable se eficiencia. Por ejemplo, 1/16 de polvo puede reducir de 10 a 20  por ciento la eficiencia de enfriamiento o calefacción, forzando el trabajo del equipo e  incrementando el uso de la energía, señala Torres”. Por ello, insiste, “entre menos polvo exista, habrá mayor enfriamiento, mejores condiciones de trabajo del equipo y mayor eficiencia energética”.

Los sistemas de climatización se componen de muchas partes mecánicas, depósitos, ductos, rejillas, etcétera, en los cuales, con el paso del tiempo, se acumulan distintos tipos de microorganismos que impiden el buen funcionamiento del equipo y se esparcen en el ambiente interior.

Para llevar a cabo una sesión de limpieza efectiva, Air Care sugiere emplear  métodos de limpieza eficaces que remuevan todas las fuentes contaminantes, lo cual requiere que el técnico conozca los materiales, el equipo y las medidas de seguridad que se requieren.

Limpieza

Antes de iniciar la limpieza, se debe tener un levantamiento adecuado del área. Preferentemente, el técnico debe hacer una visita previa para determinar el alcance de la limpieza, y considerar la altura, la seguridad, los permisos y los requerimientos de la empresa.

Más tarde, se realiza una propuesta económica para el cliente, y finalmente se calendariza la sesión. Todo proceso de limpieza de ductos se realiza con una cuadrilla mínima de cuatro elementos, y todos los trabajadores deben contar con el equipo completo de seguridad.

Otro aspecto importante es la seguridad del edificio en donde el técnico va a trabajar; por lo cual, debe preguntar cuáles son las salidas de emergencia,  dónde están los contactos de luz, interruptores de energía, extintores y zonas de seguridad.

En muchas ocasiones, las compañías cuentan con pláticas y protocolos de seguridad que el técnico deberá tomar obligatoriamente antes de iniciar su labor.

Equipo para la limpieza

  • Químicos limpiadores
  • Neutralizador de olores
  • Detergentes
  • Aspiradoras
  • Cepillos electromecánicos
  • Aspersores

Protocolo

Paso 1 Antes de la sesión, debes cubrir el piso y mobiliario con plástico, con el fin de mantenerlos limpios y protegidos contra bacterias.

Paso 2 Verifica el tamaño de los ductos, pues en ocasiones son muy pequeños para que una persona pueda entrar. En estos casos, deberás introducir cepillos giratorios y una cámara especial, mediante la cual puedas apreciar cada parte del ducto y retirar toda la suciedad de manera efectiva.

Cuando el tamaño del ducto es adecuado para que el técnico entre (85 por ciento de los casos), con la ayuda de una caladora especial, se hace un corte al ducto para crear una rejilla de acceso.

Nota. Para evitar cortaduras, todas las orillas del ducto se deben forrar con cinta especial.

Paso 3 Debes iniciar la limpieza desde la manejadora de aire hacia las rejillas, limpiando todos los componentes del sistema de climatización (filtros, paredes, techos, condensadora, evaporador).

Paso 4 El ducto se limpia en seco, tras retirar cualquier tipo de suciedad, como polvo, pelusa, insectos, basura, etcétera. Posteriormente, se debe aspirar, tallar y limpiar a profundidad.

Paso 5 Una vez que el sistema esté limpio, aplica los químicos limpiadores mediante un nebulizador. Se recomienda emplear químicos con certificación EPA.

Paso 6 Mientras un equipo de técnicos está trabajando en la limpieza del ducto, otro equipo debe estar retirando las rejillas de inyección y las de retorno para limpiarlas y desinfectarlas. A estas rejillas también se les aplican químicos limpiadores y  desengrasante.

Paso 7 Una vez que las rejillas estén limpias, vuelve a colocarlas en su lugar.

Paso 8 Al finalizar la limpieza, retira la cinta protectora de los ductos y sella con lámina galvanizada nueva, calibre 24.

Paso 9 Asegura el ducto con pijas y silicón. Verifica que no exista ninguna abertura.

Paso 10 Deja una indicación de dónde se hicieron las rejillas de ingreso para que en la próxima limpieza se lleve a cabo por el mismo sitio.

Precauciones: los técnicos deben entrar a los ductos con una lámpara led, tipo minero colocada en la cabeza y portar otra manual; esto, para no generar calor y hacer más cómodo el trabajo. Si introducen un foco normal, éste puede tronar y causar un accidente dentro del ducto.

Paso 11 Cuando concluyas el trabajo, haz un recorrido en compañía del cliente para presentar el trabajo realizado y saber si el cliente está satisfecho. Además, le deberás entregar un reporte con fecha, nombre del técnico responsable, fotografías del antes y el después de la limpieza, y recomendaciones de seguridad y limpieza acerca del sistema de climatización.

Nota. Es importante que los profesionales de la limpieza sepan que siempre se debe trabajar con un equipo adecuado para las dimensiones de las áreas y a las necesidades de la empresa, además  de contar con certificaciones si la empresa así lo requiere, pues no es lo mismo trabajar para un hospital, que para una agencia automotriz o un laboratorio.

Fuente: Filtech

Tip. Para hacer más eficiente la limpieza, en el interior del edificio se puede conectar una máquina de presión negativa hacia el ducto; así, mientras el técnico limpia y aspira el ducto, la máquina ayuda a absorber y recolectar todo el polvo que se esté generando y a absorber mayor suciedad, sin contaminar el edificio.

Se recomienda llevar a cabo una sesión de limpieza de ductos cada año.

Además de la limpieza de ductos, Carlos Torres recomienda dar una sesión de mantenimiento constante y cambio de filtros para que el sistema quede completamente limpio y trabajando en condiciones óptimas. “Para mejorar nuestro trabajo, al final de cada sesión nosotros entregamos una lista para que el cliente nos evalúe, pues la calificación es muy importante para que veamos la calidad de nuestro trabajo y saber qué nos hace falta. Por ejemplo, si en alguna ocasión tenemos una calificación menor a 8, tenemos una junta para ver qué pasó y en la siguiente ocasión no cometamos los mismos errores”, añade Torres.

Como lo señala el protocolo de limpieza, es recomendable utilizar sustancias certificadas, pues al no hacerlo se corren diversos riesgos, sobre el tema, Carlos comenta: “existen diversas desventajas al no utilizar químicos certificados, pues como en  todos los servicios existen muchos productos pirata, que por tener bajos costos pueden causar severos daños al equipo y hacer que se pierda cualquier tipo de garantía. Además, es un tipo de competencia desleal, que busca ganar clientes a costa de la baja calidad y entrega de trabajos mal hechos”.

Principales focos de contaminación biológica en sistemas de climatización o ventilación, que el técnico debe conocer para mejorar la calidad del aire interior

El aire exterior. Éste transporta granos de polen, bacterias y hongos, tanto sus formas vegetativas como sus formas resistentes (esporas); la mayoría son inocuos para el hombre pero algunos de ellos pueden ser patógenos

Los sistemas de filtración. En ellos queda retenida buena parte del material particulado que lleva el aire y al que pueden ir asociados diverosos microorganismos

El sistema de refrigeración. Durante las épocas de calor, el vapor del agua se condensa sobre los serpentines y puede quedar estancada en el suelo del equipo, con lo cual se crean las condiciones adecuadas para el desarrollo de agentes biológicos

Torres de refrigeración. La temperatura del agua favorece el desarrollo de las bacterias causantes de la legionella, y otros microorganismos, como algas, amebas y bacterias

Los humidificadores. Especialmente aquellos en los que el agua es reciclada, pueden convertirse en reservorios y diseminadores de bacterias

Los materiales porosos. En ocasiones están presentes en los sistemas de ventilación/climatización, como aislantes acústicos o material de construcción de los ductos. En ellos se pueden dar las circunstancias que favorecen el crecimiento de agentes biológicos, por ejemplo, la suciedad que aporta nutrientes y el agua que transporta el aire

El aire interior. Recoge la contaminación producida en los diferentes focos de contaminación; uno de los más importantes son las personas que ocupan el edificio: puesto que pueden ser portadores sintomáticos o asintomáticos de agentes biológicos. Hay que tener en cuenta que muchos sistemas de ventilación funcionan mediante el reciclaje del aire interior, por lo que el sistema puede convertirse en el diseminador de la contaminación generada en una zona al resto del edificio

Medidas preventivas

Debido a que los niveles de microorganismos presentes en el interior de un inmueble son difíciles de cuantificar, lo más recomendable es llevar a cabo acciones de limpieza para minimizar su presencia.

El control de la contaminación microbiológica en ambientes interiores también se puede conseguir con un buen diseño de los sistemas y un eficaz programa de mantenimiento de las instalaciones. El método más directo para limitar el desarrollo de microorganismos es restringir la disponibilidad tanto de nutrientes como de agua.

Precauciones

  • Ubicar las tomas de aire exterior de modo que se impida el reingreso de los aerosoles producidos en las torres de refrigeración
  • Es conveniente mantener el edificio a ligera presión positiva para minimizar la infiltración del aire por lugares no controlados (puertas, ventanas, etc.)
  • Suministrar suficiente aire fresco de ventilación, cumpliendo con los estándares o recomendaciones técnicas relativas al tema
  • Disponer de accesos adecuados a los diferentes componentes del sistema para su inspección, reparación y limpieza
  • Colocar filtros adecuados para el control de la entrada de materia particulada; es recomendable usar prefiltros y filtros que tengan eficacias de retención superiores al 80%
  • Cambiar los filtros a intervalos regulares de tiempo. Instalar filtros tras los intercambiadores de calor si es necesario
  • Prevenir la acumulación de agua estancada, implantando un sistema de drenaje continuo
  • Reparar de inmediato cualquier fuga de agua tanto dentro del sistema de ventilación/climatización, como en el resto del edificio
  • Seleccionar humidificadores que utilicen vapor de agua como fuente de humedad, en lugar de los que utilizan agua reciclada.
  • Mantener la humedad relativa del aire por debajo del 70% en los espacios ocupados
  • Establecer programas de mantenimiento que contemplen la inspección, la limpieza y la desinfección de los diversos componentes del sistema, además del registro de las operaciones que se realicen y su periodicidad, prestando especial atención a los humidificadores
  • Drenar y limpiar los humidificadores a intervalos de entre dos y cuatro meses, con limpiadores suaves. Es recomendable utilizar agentes descalcificantes del agua
  • Mantener, al menos, un 10% de agua circulante en los depósitos para eliminar el exceso de impurezas y minimizar la acumulación de incrustaciones
  • Seleccionar biocidas y anticorrosivos que sean compatibles entre ellos y con los materiales de construcción de los  diferentes elementos. El tratamiento continuo del agua con estos productos no es recomendable, ya que pueden incorporarse al flujo de aire y afectar a los ocupantes del edificio
  • Durante las operaciones de mantenimiento y limpieza del sistema, es recomendable utilizar equipos de protección personal al entrar en espacios confinados; por ejemplo, protectores de las vías respiratorias con filtros para materia particulada de alta eficacia y ropa de trabajo
  • Establecer programas de control periódico, mediante la realización de cultivos microbiológicos en diferentes puntos del sistema (torres de refrigeración, condensadoras, unidades de climatización, evaporadores, humidificadores)
  • Medición de humedad y temperatura: en caso de salirse de los límites recomendados contribuye al desarrollo y crecimiento de hongos y moho

Fuente: Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo de España

Certificación

La National Air Filtration Associaton (NAFA), especialista en productos de filtración de aire, ofrece una certificación en filtros para que los especialistas en la limpieza de sistemas de climatización conozcan y comprendan a profundidad las habilidades necesarias para cumplir con su trabajo de manera profesional y avalada ante un organismo internacional.

Estándares de habilidad para un técnico certificado NAFA:

Filtros de aire. Principios básicos de filtración de aire y su propósito, además de los diferentes tipos de filtros de aire por sus números conocidos como valores reportados de mínima de eficiencia

Matemáticas. Aplicación de la fórmula Q=VA al flujo de aire a través de un filtro en un sistema HVAC. Esta ecuación le permitirá al técnico entender la diferencia entre velocidad de cara y velocidad de media, y su efecto correspondiente sobre la caída de presión y retención de polvo.

Flujo de Aire. Comprensión del flujo de aire básico a través de un sistema HVAC y el flujo a través de la media de un filtro en particular. Se entenderá cómo el filtro de aire afecta el flujo y presión en el sistema, además de las reglas generales para una mejora en la eficiencia de los filtros y/o modificación del sistema.

Se explican las diferencias entre sistemas “aguas arriba” y sistemas de “aguas abajo”, así como las ventajas y desventajas de cada uno

Sistemas de filtros. Diferentes sistemas de marcos de montaje de filtros, incluyendo:

  • Bancos de filtros compuestos por marcos de montaje individuales
  • Sistemas modulares con rieles
  • Sistemas de marcos de montaje en lienzo o manta
  • Gabinetes con acceso lateral
  • Cámara plena con acceso al interior
  • Filtro Automático en Rollo
  • Sistema del Filtro en Operación

El técnico entenderá y será capaz de utilizar la lista de revisión para la operación del filtro concerniente a prefiltros y filtros finales. Será capaz de señalar problemas y localizar averías en un sistema que presente problemas.

Filtros y sistemas de filtros HEPA.

  • El técnico se familiariza en filtros HEPA y sus aplicaciones, además del sistema de montaje, diseñado específicamente para los filtros HEPA
  • Reconocimiento de los diferentes tipos y diseños para su configuración y aplicación
  • Instalación y remplazo correcto de los filtros

Purificadores de aire electrónicos. Operación y mantenimiento de la unidad, así como detección de averías

Filtros de fase gaseosa

  • Concepto y principios de la filtración de fase gaseosa
  • Identificación de los diferentes tipos de media; instalación y remplazo con seguridad de nuevos filtros.

Presión del filtro de aire. Caída de presión y final de la vida útil de un filtro

Costos en el ciclo de vida del filtro. Necesidad de cambio de filtro, de acuerdo con las especificaciones del fabricante

Seguridad. El técnico conocerá, entenderá y será capaz de protegerse de los aspectos de seguridad más comunes con los filtros reemplazados. Será instruido en el apropiado uso y aplicación del equipo de protección personal para reemplazo de filtros y cuándo deberá ser usado. Conocerá las áreas de problemas comunes para el cambio de filtros y el riesgo involucrado, además de ser capaz de utilizar una lista de revisión para prevenir accidentes en el área de trabajo.

Fuente: Universidad Autónoma de Nuevo León

—————————————————————————————————————————————————