Elegir el refrigerante adecuado

4550

El uso incorrecto de un refrigerante puede ocasionar severos desgastes a los sistemas de aire acondicionado o refrigeración, además de causar daño al medioambiente y  pérdidas económicas importantes.

Barry Karnes

Los refrigerantes son indispensables para el buen funcionamiento de los sistemas de refrigeración o climatización. Si se usa un refrigerante inadecuado, el sistema no conseguirá trabajar al nivel deseado, lo cual significa un costo elevado en energía eléctrica y reducción en la  vida útil de los aparatos.

Actualmente, se tiene registro de diversos refrigerantes de procedencia ilícita que, por su bajo costo, incentivan al técnico a comprarlos, pero que no cuentan con ningún tipo de inspección y pueden causar severos daños. En este sentido, es vital garantizar que los refrigerantes sean de buena calidad para asegurar una correcta operación de los sistemas y al mismo tiempo cuidar la integridad del técnico que los manipula.

Si el sistema funciona con un refrigerante no especificado por el fabricante del equipo, las consecuencias podrían ser graves. En algunos casos, el equipo puede sobrecalentarse, lo cual provoca peligro de incendio. En ocasiones, el aumento de las presiones esperadas dentro del equipo causaría un riesgo de explosión. Si el refrigerante de reemplazo se considera inflamable, entonces existe el riesgo adicional de incendio o quemaduras, sobre todo si llegara a existir una fuga en el sistema.

Por otra parte, el uso de un refrigerante incorrecto puede causar una reacción química con los componentes del sistema, lo que degradaría el aislamiento en los componentes eléctricos, creando un riesgo de descarga eléctrica.

Aun suponiendo que el equipo pueda funcionar de un modo razonablemente seguro, debido a que el refrigerante difícilmente tendrá las mismas propiedades que el fluido, considerado en el diseño del sistema, es altamente probable que el rendimiento de los equipos se vea afectado negativamente, lo que provocaría que el equipo use más energía de la necesaria.

En este caso, la mejor manera de asegurarse que el refrigerante por utilizar es el correcto, es consultar al fabricante del equipo para certificar que el tipo y la cantidad de refrigerante que se utiliza en los equipos sean los adecuados, así como revisar las etiquetas de control de calidad y no comprar productos en establecimientos ilícitos.

Riesgos

  • Sobrecalentamiento
  • Quemaduras
  • Incendio
  • Explosión
  • Descarga eléctrica
  • Fallas de los sistemas de refrigeración
  • Daño al medioambiente
  • Mayor gasto de corriente eléctrica
  • Pérdidas económicas

Al  usar un refrigerante, es indispensable checar:

  • La compatibilidad del refrigerante con el equipo
  • Temperatura
  • Niveles correctos del refrigerante
  • Que no haya fugas

——————————————————————————————————————————————————

Barry Karnes

Ingeniero Mecánico; se ha desempeñado como representante de la compañía UL en el panel de Normalización del Código Eléctrico Nacional por más de nueve años, y es uno de los principales ingenieros que intervienen en la creación de Normas y Estándares para productos de refrigeración.