El compresor y su protección

119

El buen funcionamiento de los compresores puede verse alterado por dos tipos de fallas: mecánicas y eléctricas. Más del 60 por ciento de las primeras obedecen a fallas en el sistema, mientras que más del 50 por ciento de las eléctricas son causadas por averías mecánicas

Danahé San Juan

Ilustración superior. Las tecnologías de control y monitoreo son buenas aliadas para hacer un diagnóstico certero acerca del funcionamiento de los compresores, pero también es necesario hacer pruebas de aceite, acidez, revisión del ajuste de los tornillos, entre otras.

Con el propósito de proporcionar información a los prestadores de servicio técnico para que puedan identificar las fallas en los compresores, ANDIRA ofreció el curso “Tecnología inteligente para la protección del compresor”, impartido por Andrés Almeida, gerente de Soporte Técnico en CPR Compresores, y Juan Manuel Angoa, líder del área de Ingeniería de Norcul. Para iniciar, Almeida habló acerca de cómo mantener la seguridad: utilizar correctamente el equipo de protección personal, quitar la energía de alimentación y bloquear fuentes de suministro eléctrico antes de intervenir los sistemas, asegurarse de que no existan remanentes de energía eléctrica, así como delimitar/acordonar el área de trabajo.

Más adelante, se recordó la importancia de implementar las buenas prácticas en el trabajo, pues de este modo se garantiza el correcto funcionamiento de los equipos. Estas acciones contemplan la recuperación del refrigerante, disposición adecuada de aceites, solventes y todo material desechable para evitar contaminación ambiental y daños a terceros, uso de la herramienta según el tipo de procedimiento, lectura del manual del fabricante, seguimiento de la bitácora de operación y mantenimiento de los equipos, así como la inspección de las conexiones y medición de la alimentación eléctrica antes de encender las unidades. También se definió al compresor como un componente fundamental en un sistema HVACR, y se presentaron algunos de las opciones disponibles en el mercado: tipo reciprocantes herméticos, tipo semiherméticos de una etapa, tipo semiherméticos de doble etapa y abiertos, tipo scroll y tipo tornillo (semiherméticos y abiertos).

Principales fallas y cómo prevenirlas
Cuando se realiza un servicio técnico al compresor es primordial que se identifique el origen de las fallas para entender el problema y encontrar la solución. Éstas son de dos tipos: eléctricas, cuando el problema radica en el sistema eléctrico del compresor, y mecánicas, cuando el diseño es inapropiado para el tipo de proyecto, la aplicación o la instalación son incorrectas, o existe un problema de origen. Las fallas suelen ser por recalentamiento, problemas en la lubricación, retorno de refrigerante líquido, arranque inundado o golpe de líquido.

Los ingenieros expusieron una serie de recomendaciones para evitar las fallas, como la revisión 24 horas después de iniciada la operación, la evaluación de las condiciones del aceite, prueba de acidez, revisión del ajuste de los tornillos, etcétera. Adicionalmente, señalaron que el correcto funcionamiento y la vida de operación de los equipos está en función de una buena selección de componentes del sistema e instalación. Otro tema abordado fue la tecnología disponible para la protección de compresores. El ingeniero Angoa habló de los módulos de protección para motores, el monitoreo del voltaje y la corriente, los reguladores de nivel de aceite electrónicos o mediante una válvula de flotador, sensores de presión diferencial, de temperatura, de nivel, entre otros.

Por último, los especialistas compartieron información sobre las soluciones Kriwan y Diagnose, dos tecnologías que ayudan a monitorear el funcionamiento de los compresores y a diagnosticar las posibles fallas que se presenten.