Despertar un siglo después

1596

Puede sonar a ciencia ficción, pero es posible permanecer dormido durante años a través de  la criogenización.

En 1967, el sicólogo James Bedford se convirtió en el primer humano criogenizado.

Sinaí Romo.

Imagina poder congelar un cuerpo después su muerte y descongelarlo varios años después con la esperanza de que vuelva a vivir. Esto es lo que se pretende hacer a través de la criogenización, un sistema de conservación de las estructuras biológicas de humanos y animales mediante el frío.

El uso de la criogenización se aplica (con una autorización previa) a los seres que presentan muerte cerebral, pero cuyos corazones aún siguen latiendo. Una vez que la muerte cerebral es dictaminada por un médico, el cuerpo es inmediatamente cubierto con bolsas de hielo para que no entre en descomposición, y, posteriormente, por vía intravenosa se le inyecta un líquido crioprotector para mantenerlo en buen estado y llegar a la temperatura en la que se mantendrá, aproximadamente a -196ºC, esto dentro de una cámara especial de congelación.

Para que un cuerpo sea tratado mediante este proceso es necesario firmar un acuerdo previo, donde se establecen los requisitos, costos, así como los años en los que se desea mantener al cuerpo congelado.

Los cuerpos tratados son vigilados por  especialistas durante las 24 horas del día, los 365 días del año; cuentan con un sistema de alarma que permite modificar la temperatura interior en todo momento. Además tienen un historial clínico del paciente para que los médicos del futuro sepan todo lo relativo a esa persona en el momento de ser descongelado.

Según los expertos, criogenizar es una esperanza de vida para los seres ya congelados, pues mientras los cuerpos permanecen en las cámaras frías, los científicos están en busca de soluciones para contrarrestar la causa de su muerte y poder descongelarlos con la seguridad de que volverán a vivir muchos años después de haber llegado a la clínica criogénica.

Aunque el fin de este proceso es alargar la vida, todavía no existe ninguna evidencia de su éxito, ya que ningún ser criogenizado ha sido descongelado. Sin embargo, alrededor del mundo se suman cada año un mayor número de personas interesadas en congelar sus cuerpos.

El costo de inversión por congelar un cuerpo y prepararlo para el futuro depende de la clínica en la que se lleve a cabo,  los rangos oscilan entre 28 mil dólares y 120 mil euros, pero existen posibilidades de pagos mensuales.

Actualmente, la criogenización se puede llevar a cabo tanto en Estados Unidos como en Rusia.

El precio de la criogenización oscila entre 28 mil dólares y 120 mil euros.

—————————————————————————————————————————————————