Depurador de aire

1165

Este sistema ayuda a limpiar el aire interior y mantenerlo en condiciones óptimas, en definitiva, un aliado más para disminuir la propagación del coronavirus y otros microorganismos infecciosos

Miguel Ramírez, con información e imágenes de Carrier

A inicios del 2020, la Sociedad Americana de Microbiología (ASM) abordó la transmisión del virus SARS-CoV-2 en el «entorno creado» (BE). Éste se define como los espacios interiores (edificios, casas, automóviles, comercios, restaurantes, oficinas, etcétera) en los que la mayoría de los seres humanos pasan más del 90 por ciento de su vida cotidiana. Según la ASM, existen varios factores de transmisión importantes que promueven el contagio del coronavirus en BE, entre ellos la densidad de ocupantes, la cantidad de actividad e interacción social y el contacto humano con superficies abióticas.1

Gracias a la pandemia de la covid-19, el mundo aprendió que un correcto lavado de manos y el distanciamiento social funcionan para reducir la transmisión del coronavirus. Junto con estos mitigantes primarios, los sistemas de aire acondicionado, refrigeración, ventilación y calefacción (HVAC, por sus siglas en inglés) funcionan en un BE para suministrar aire confortable, limpio y recapturado, mezclarlo en niveles saludables de aire fresco, y contener o extraer contaminantes. Los equipos de suministro de aire, además, pueden reducir la transmisión de virus a través de la filtración en línea, algo que los prestadores de servicio son capaces de evaluar.

La tecnología HVAC también es crítica para garantizar niveles saludables de humedad. «Mantener una humedad relativa (HR) entre el 40 y el 60 por ciento en el interior puede ayudar a limitar la propagación y la supervivencia del SARS-CoV-2 dentro del entorno creado, mientras se minimiza el riesgo de crecimiento de moho y se mantienen hidratadas e intactas las barreras mucosas de las personas”, afirma la ASM.2

Existen diferentes tecnologías HVAC que se pueden instalar en los sistemas existentes de aire acondicionado para hacer frente al coronavirus. Por ejemplo, lámparas de luz ultravioleta, ionizadores, recubrimientos antibacteriales, entre otros. Pero, ¿qué hacer cuando no podemos modificar los sistemas ya instalados?

Una alternativa es OptiCleanTM, una solución desarrollada por Carrier que ayuda a depurar el aire y mantenerlo en condiciones óptimas, evitando la propagación de virus dañinos para la salud. Con este equipo es posible convertir habitaciones normales en salas de aislamiento infeccioso. En caso de que no se requiera presión negativa, como un hospital temporal, funciona como un depurador de aire que elimina contaminantes y descarga aire limpio al espacio.

El sistema viene en dos presentaciones disponibles: uno con capacidad para cubrir un espacio de 50 metros cuadrados (m2) y otro para cubrir un área abierta de 150 m2. Ambos modelos cuentan con un indicador de limpieza de filtro para avisar al usuario el momento adecuado en que debe reemplazarse.

Si bien fue concebido para utilizarse en hospitales que dan atención a pacientes infectados con la covid-19, también puede ser utilizado en escuelas, oficinas, comercios, restaurantes, entre otros. En su interior, un filtro HEPA con 99.97 por ciento de eficiencia atrapa partículas de 0.3 micrones, lo que reduce dramáticamente la cantidad de partículas en el aire. Este filtro, para uso en quirófanos, tiene una vida útil de 40 mil horas de operación, el equivalente a 4.5 años de operación continua.

Instalación en habitaciones de hospitales
En el caso de centros de salud y espacios hospitalarios, el depurador de aire puede emplearse para ayudar a prevenir la propagación de la covid-19, ya que mantiene el aire potencialmente contaminado dentro de un espacio confinado, limpiándolo con una filtración de grado HEPA y luego ventilándolo hacia el exterior.

Figura 1. Ventilación y filtración del depurador de aire en una habitación de hospital

La presión negativa dentro de la habitación crea un «efecto de vacío» que impide que el aire y los contaminantes salgan de la habitación (Figura 1).

Instalaciones médicas al aire libre
Si no se requiere presión negativa, como en un hospital temporal al aire libre, los depuradores pueden utilizarse como «lavadores de aire», aspirándolo y eliminando muchos contaminantes y devolviendo el aire más limpio en la habitación (Figura 2).

Figura 2. Ventilación y filtración del depurador de aire en una instalación hospitalaria al aire libre

Un aliado del sector hospitalario
El depurador de aire de Carrier, además, cumple o excede el estándar 170 de ASHRAE: ventilación de instalaciones de atención médica, y cuenta con las siguientes características:

Listo para operar tan pronto se desempaca de su caja, OptiCleanTM no requiere intervenir la instalación HVAC existente. Simplemente se conecta a cualquier interruptor eléctrico y, de manera inmediata, empieza a limpiar el aire del espacio. Asimismo, cuenta con un sistema de movilidad para trasladarlo entre diferentes espacios y operarlo en donde más se necesite.

Sin duda, el depurador de aire se trata de una solución ideal para contribuir al retorno a la nueva normalidad y a los espacios que habitamos.
——-

Notas:
1 Leslie Dietz et al., “2019 Novel Coronavirus (COVID-19) Pandemic: Built Environment Considerations To Reduce Transmission,” mSystems (Volume 5), Issue 2, March/April 2020, April 23, 2020, https://msystems.asm.org/content/5/2/e00245-20

2 Ibid.
——-

Miguel Ramírez
Ingeniero Mecánico Administrador por el ITESM, maestro en Administración Internacional por la Thunderbird School of Global Management, y egresado del Programa de Desarrollo en la Escuela de Negocios del IPADE. Cuenta con más de 20 años en la industria HVAC, participando con empresas fabricantes y contratistas del sector en las áreas comercial, de instalación y de diseño. Actualmente es gerente nacional de ventas de equipo aplicado en Carrier México.