¡Cuidado con los refrigerantes!

1949

El manejo de gases refrigerantes implica riesgos para la salud de los trabajadores, si no se tiene la capacitación adecuada sobre su uso, los accidentes por contacto pueden ser fatales

Sinaí Romo

Uno de los principales problemas a los que se enfrentan los trabajadores que se desempeñan en el sector HVACR es la seguridad y prevención de accidentes, porque, desafortunadamente, en México no se cuenta con la capacitación necesaria, ni con el equipo adecuado para situaciones de emergencia. La Secretaría de Salud estima que más de 32 millones de trabajadores se encuentran expuestos a 650 mil productos químicos peligrosos, tales como algunos gases refrigerantes en más de 3 millones de lugares de trabajo.

Al trabajar con sustancia agresivas, los trabajadores pueden inhalar vapores, humos o sustancias que, en altas concentraciones entran al organismo hasta llegar rápidamente a los pulmones, la sangre y otros tejidos; en estos casos, la hemoglobina entrega menos oxígeno al cerebro y al corazón, ocasionando que éstos no funcionen normalmente. El dióxido de carbono, el monóxido de carbono y el nitrógeno son ejemplos claros de sustancias peligrosas cuando no se manipulan correctamente.

Igualmente, si alguien se expone a altos niveles de estos gases puede experimentar dificultades al respirar o ligeros dolores de cabeza como primeros síntomas, los cuales se intensifican si la persona está haciendo alguna actividad física o tiene el corazón y los pulmones débiles, hasta llegar a provocar asfixia.

Para evitar diversos accidentes, se requiere un buen plan de trabajo para instalaciones donde se manejen sustancias nocivas para la salud o el medioambiente, por ello, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social se encarga de crear normas para que las actividades laborales se desarrollen en las mejores condiciones. La NOM-005-STPS, por ejemplo, prevé las condiciones de seguridad e higiene en el manejo sustancias que pueden afectar la salud de los trabajadores, además de dañar la capa de ozono o contribuir con el calentamiento global.

Asimismo, establece que por la naturaleza de dichas sustancias (inflamables o combustibles) se debe contar con un sistema de tierras físicas a fin de evitar accidentes. Por lo anterior, aquellos tanques que contengan sustancias peligrosas deberán ser manejados con mucha precaución y siempre con el uso de protección personal. Además, existen otras condiciones que es necesario cumplir:

  • Se prohíbe el uso de herramientas, ropa, zapatos y objetos personales que puedan generar calor, descargas estáticas, chispa o flama abierta, así como introducir cualquier dispositivo electrónico que genere radiofrecuencia
  • En las zonas donde se manejen, almacenen o transporten sustancias inflamables o explosivas deben conectarse a tierra las partes metálicas que no estén destinadas a conducir energía eléctrica, tales como cercas perimetrales, estructuras metálicas, tanques metálicos, cajas metálicas de equipos y maquinaria o tuberías (excepto las de gas)
  • Debe haber protección con sistemas de pararrayos
  • El llenado de los recipientes que contengan sustancias químicas peligrosas en estado líquido a presión atmosférica debe hacerse máximo al 90 por ciento de su capacidad, para lo cual debe contar con un dispositivo de lectura del nivel de llenado
  • Las sustancias explosivas deben ser manejadas exclusivamente por personal capacitado y con autorización del responsable
  • Al interior de los locales destinados al almacenamiento de sustancias explosivas sólo debe encontrarse personal autorizado y bajo control. Únicamente los trabajadores autorizados por el responsable pueden tener acceso al interior de los locales destinados al almacenamiento de sustancias explosivas

A0CG0004340Al igual que las hojas de seguridad para el transporte, los fabricantes de gases refrigerantes tienen obligaciones que deben cumplir, pues de ello dependerá la salud de los usuarios.

  • Los fabricantes deben contar con hojas de datos de seguridad para cada material peligroso que produzcan o importen
  • Hojas de datos de seguridad para cada compuesto que utilicen. Éstas indican la identidad del producto
  • Datos generales de las características físicas y químicas del gas
  • Riesgos que tienen para su manejo, almacenamiento y la ruta primaria de ingreso al cuerpo humano
  • Se utiliza una hoja de seguridad de los compuestos químicos para señalar los peligros físicos (pH, punto de inflamación, punto de ebullición, entre otros) y los peligros a la salud (carcinógenos o teratogénicos, por ejemplo).
A0CG0004339

El contacto con sustancias químicas puede ser peligroso, por lo que las tarjetas de seguridad pueden salvar tu vida

En las áreas donde por el tipo de actividad no exista exposición frecuente de los trabajadores a sustancias químicas peligrosas se debe vigilar que la concentración de éstas en el medioambiente laboral no generen una atmósfera explosiva. Cuando un trabajador tenga que entrar a una de estas áreas, se requiere tomar medidas para controlar la exposición del trabajador. Para trabajos en espacios confinados se debe llevar a cabo el bloqueo de energía, maquinaria y equipo relacionado con el espacio confinado en el que se realizará el trabajo, así como colocar tarjetas de seguridad que indiquen la prohibición de usarlos mientras éste se lleva a cabo. Por otro lado, se debe monitorear constantemente el interior para verificar que en la atmósfera el contenido de oxígeno esté entre 19.5 y 23.5 %; en caso contrario, habrá que tomar las medidas pertinentes, tanto para el uso de equipo de protección respiratoria con suministro de aire, como para la realización de actividades en atmósferas no respirables.

Con información de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social