Compresores quemados y limpieza del sistema tras quemadura

8332

Debido a que los compresores son componentes susceptibles a diversas fallas, es común que sufran quemaduras en algunas de sus partes. Después de un evento como éste, es necesario que los profesionales de servicio lleven a cabo una limpieza adecuada que asegure un servicio confiable y perdurable.

Karemm Danel y Manuel Merelles

Para saber si el voltaje es el adecuado, desconecte el interruptor principal para asegurarse de que el equipo no está energizado; es necesario quitar los cables del compresor del lado del arrancador. Posteriormente, conecte el interruptor principal con el objetivo de energizar el circuito de control y revisar el voltaje en cada una de las líneas por ambos lados del arrancador.Antes de asumir que un compresor se ha quemado, se deben revisar posibles fallas debidas a otras causas. En primera instancia, no se debe asumir que si un compresor no enciende, significa que ha sufrido una quemadura, ya que puede tratarse únicamente de una falla eléctrica. Para identificar el verdadero problema es necesario revisar todos los componentes y los factores eléctricos.

Antes de revisar el motor del compresor, debe asegurarse de que el equipo no esté caliente, ya que esto podría provocar que obtenga información errónea por la abertura de las protecciones internas.

Más tarde, deberá inspeccionar el motor del compresor para saber si eléctricamente está abierto o aterrizado. De no presentar ninguna falla y si se conocen los valores normales de la resistencia del devanado, se tendrá que revisar la resistencia del motor con un óhmetro de precisión, para determinar si existe cortocircuito entre bobinas. La resistencia del devanado oscilará 2.25 por ciento por cada 5 °C de diferencia de los 25 °C a los cuales se publican generalmente los valores.

Previo a confirmar que el motocompresor está dañado, se deberá pensar en la probabilidad de que exista un circuito abierto o aterrizado en los cables exteriores, desde el arrancador hasta el compresor, en las terminales del compresor o en los cables internos del estator.

Si se llevan a cabo estas pruebas eléctricas (recomendadas por el fabricante del equipo), será posible localizar el punto exacto del problema. Si la falla es por uno de los componentes eléctricos, se solucionará mediante el reemplazo de una parte, en lugar de todo el compresor.

Ahora bien, si tras dichas pruebas se detecta que el compresor presenta quemaduras, se deberán llevar a cabo las acciones pertinentes para corregir el problema y prevenir que vuelva a suceder. Hay que tener en cuenta que cada tipo de compresor sufre esta clase de desperfectos por diferentes causas, por lo que cada uno requiere de un tratamiento específico.

Quemaduras, según el tipo de compresor

Herméticos (sellados). Los compresores poseen un ensamble soldado, no atornillado, por lo que al sufrir una quemadura es necesario cambiar el compresor completo. Esto hace imposible inspeccionar el devanado del motor con el objetivo de determinar las causas y el tipo de quemaduras

Semiherméticos de motor no reemplazable. En este caso, el compresor también deberá reemplazarse por completo; no obstante, la diferencia principal respecto de los herméticos es que se les puede quitar la tapa acampanada, ubicada del lado del motor, para inspeccionar el devanado; de tal manera, es posible determinar las causas y el tipo de quemadura para implementar acciones preventivas. En general, su tamaño es menor de 20 HP y cuenta con válvulas de servicio

Semiherméticos de motor reemplazable. En este caso, cuando se presenta una quemadura es posible cambiar toda la pieza, pero la práctica normal y la recomendación del fabricante es cambiar sólo el motor y limpiar mecánicamente el compresor. Para determinar el tipo de quemadura, el profesional debe identificar el olor y tomar una muestra de aceite. El tamaño de este tipo de compresores va de los 20 HP en adelante

NOTA: Es fundamental extremar precauciones al momento de tomar las muestras de aceite, ya que, cuando se quema un compresor, la cantidad de ácido que se puede formar es considerable. Según la severidad de la quemadura, pueden producirse ácido clorhídrico (HCI) y ácido fluorhídrico (HF), ambos muy corrosivos con los metales, lo que hace que ataquen el barniz aislante del motor. Por este motivo, es necesario utilizar guantes de hule y lentes de seguridad.

Métodos de limpieza en equipos pequeños

Una vez que se ha identificado que el compresor se quemó, es necesario llevar a cabo el procedimiento de limpieza del sistema de refrigeración para que después se coloque el compresor de reemplazo. Este tipo de limpieza se realiza en equipos pequeños, como refrigeradores domésticos o aires acondicionados tipo ventana:

1 La totalidad de refrigerante del sistema se debe desechar adecuadamente en un lugar ventilado; en caso de que se quiera recuperar, es recomendable usar una máquina de recuperación / reciclado aprobada por ARI

2 Se debe retirar el compresor quemado. Para ello, se tienen que desconectar el circuito eléctrico y las líneas de succión y descarga. Si el compresor tiene enfriador de aceite, las líneas deberán sellarse para luego cortarlas y doblarlas. También se sellarán los tubos de succión y descarga del compresor quemado, no sin antes tomar una muestra del aceite para analizarlo

3 Se quitan el filtro deshidratador y el tubo capilar o la válvula de termoexpansión

4 Al terminar con este procedimiento, se deberá lavar el sistema con refrigerante, de preferencia del mismo tipo con el que trabaja el sistema, para lo cual se instalarán conexiones flare en los extremos de las líneas de succión y descarga donde se encontraba instalado el compresor

5 Proceder con la instalación del compresor nuevo, que debe ser un repuesto exacto del original y con la misma capacidad. Para instalarlo, primero se retiran las conexiones flare de las líneas de succión y descarga y se corta el extremo abocinado con un cortatubo. Limpiar los extremos de los tubos del sistema y del compresor, aproximadamente 5 centímetros. Soldar las líneas de succión y descargar al nuevo compresor, utilizando el menor fundente posible. Si el compresor cuenta con enfriador de aceite, se procederá similarmente para soldar las líneas

6 Instalar un filtro deshidratador de la capacidad adecuada, de preferencia con válvula de carga. Igualmente, se debe instalar un tubo capilar del diámetro y longitud exactos al que se tenía antes del reemplazo

7 Conectar el múltiple a las válvulas de acceso. Presurizar el sistema con la manguera de servicio hasta aproximadamente 39.45 psig. Revise si hay fugas; en caso de existir, deben corregirse

8 Quitar el tanque de refrigerante de la manguera de servicio; en su lugar, conecte una bomba de vacío para evacuar del sistema el aire y la humedad, para lo cual existen dos métodos: alto vacío y triple evacuación

9 Con apoyo del múltiple cargue el sistema con la cantidad correcta de refrigerante. Se recomienda sobrecargar ligeramente el sistema para evacuar el excedente

10 Cerrar las válvulas del múltiple, reconectar el circuito eléctrico y arrancar el sistema. Retirar el múltiple y colocar tapones en las válvulas de acceso

Si el sistema funciona correctamente y en los niveles registrados antes de la quemadura, el proceso de reemplazo y limpieza se ha llevado a cabo de la manera correcta.

Con información de Emerson Climate Technologies