Competencia laboral en el sector

1558

El concepto y desarrollo de las competencias laborales ha evolucionado en los últimos 50 años, desde su definición más escueta, hasta el conjunto de características que hoy en día la conforman. Aunque el tema es complejo, puede ser aplicado en cualquier sector laboral, por lo cual el presente artículo se enfoca en los técnicos especialistas en el sector de la climatización y refrigeración.

Los constructos psicológicos tienden a separar las competencias laborales en:

  • Lo cognoscitivo: implica los conocimientos y habilidades
  • Lo afectivo: las motivaciones, actitudes y rasgos de personalidad
  • Lo psicomotriz o conductual: son los hábitos, destrezas y aptitudes
  • Lo psicofísico o psicofisiológico: es la relación motriz del ser humano con el cerebro

Las competencias de las personas están claramente contextualizadas, en otras palabras, que para ser observadas, es necesario que la persona esté en el contexto de la acción de un trabajo específico. Una competencia es lo que hace que una persona desempeñe una función de manera exacta, perfecta, y que sea exitoso en la misma, lo que significa la conjunción de conocimientos, habilidades, disposiciones y conductas específicas. Si falta alguno de estos aspectos, que se requieren para lograr algo, no se es competente.

En este contexto, dentro del sector HVACR, el proceso para certificar las competencias laborales está apegado a los principios generales de la teoría de la competencia laboral.

Es importante observar el desempeño de las funciones en cada etapa de la evaluación para percibir el adecuado desempeño de los candidatos. El estándar en “Instalación y mantenimiento en sistemas aire acondicionado y refrigeración comercial” recopila evidencias teóricas y prácticas que revelen las capacidades, destrezas y aptitudes que poseen los mecánicos aspirantes a una certificación.

Características de las competencias laborales

Las competencias laborales se evidencian en el comportamiento. Se espera del mecánico una forma de actuar convincente con las buenas prácticas y la mejora continua en sus procesos técnicos. El mecánico debe asumir un real compromiso social: debe existir una clara intensión de hacer bien la función a desempeñar.

Al estudiar las características de las competencias laborales, se sabe cómo se desarrolló en nuestro sector el aspecto teórico y práctico de las mismas, y de este modo aprender los aspectos que se deben tomar en cuenta para desarrollar los procesos y buenas prácticas de las funciones productivas en la industria.

  • Transferibilidad
    Cuando se posee una competencia desarrollada, se debe reflejar en todos y cada uno de los contextos de la vida del mecánico; es decir, se debe evidenciar en su trabajo, en su familia  y en todos los aspectos sociales en los que participa diariamente
  • Satisfacción personal
    Hace referencia directa al disfrute y goce personal. Significa que el mecánico realiza una función laboral, al tiempo que goza del trabajo que realiza, y, en consecuencia, optimiza sus resultados. El mecánico encuentra una oportunidad de crecimiento y desarrollo, propiciado por su clara actitud y motivación en su hacer
  • Éxito
    Los resultados y consecuencias de una competencia laboral deben estar ubicados en el plano del éxito y la excelencia. En la industria de la refrigeración y climatización, el mecánico está obligado a cumplir al pie de la letra con esta última característica o requisito. Procet ubica la excelencia como uno de los elementos distintivos de una competencia laboral

En relación con las definiciones técnicas de las competencias laborales, cuando una persona domina las tareas y contenidos de su ámbito de trabajo, así como los conocimientos y destrezas necesarios para ello, esa persona posee una competitividad técnica.

De acuerdo con el Consejo en Excelencia Técnica (CET), en la industria HVACR, el técnico que posee las habilidades y destrezas requeridas para realizar la función laboral de acuerdo con el estándar será declarado competente por los expertos en la función. Por su parte, aquel  que carezca de algún elemento de las competencias antes descritas, no podrá alcanzar una excelencia técnica ni mucho menos será competente para desempeñar una función tan precisa y técnica, como lo es la refrigeración y/o la climatización.

Para una adecuada idea del proceso de certificación de Procet es importante considerar los siguientes aspectos:

  • Las competencias laborales son funciones productivas, no cargos
  • Las competencias se refieren a la experiencia, no a los títulos profesionales
  • Las competencias no son lo que se hace individualmente, sino lo que necesita la empresa, y en este caso en particular lo que requiere la industria o el sector HVACR
  • La competencia mide el desempeño en lo que se tiene que hacer, no en lo que se debería hacer

Los conceptos que involucran las competencias laborales son:

  • Experiencia. Actividades prácticas realizadas por el trabajador, en calidad de responsable
  • Entrenamiento. Actividades prácticas realizadas por el trabajador, en calidad de acompañante
  • Habilidades. Capacidad, inteligencia y disposición para un buen desempeño
  • Calificado. Condición del trabajador cuando ha demostrado la capacidad para cumplir con requisitos específicos de calidad

El mecánico que aspire a una certificación debe valorar los aspectos antes planteados, y tener objetivos claros y precisos del contexto en el que desempeña sus funciones productivas. Una clara idea de que la certificación implica un conjunto de ideas, que lo colocan en un plano superior en las funciones productivas realizadas día con día, es una mejora continua en el contexto profesional, laboral y personal.