Científicos advierten sobre debacle ecológica

1877

Durante la última Conferencia de las Partes (COP23) de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático se dio a conocer la “Advertencia de los científicos del mundo a la humanidad: un segundo aviso”, publicada en la revista BioSciencie y rubricada por más de 15 mil investigadores de 184 países. Ésta sería la segunda en su tipo, pues la primera fue lanzada hace 25 años.

En aquella oportunidad, unos 1 mil 700 expertos describieron nueve de los problemas más apremiantes, entre los que destacaban el cambio climático, la tala de bosques y la disminución de la biodiversidad.

La advertencia, que en su momento contó con la firma de varios Premios Nobel, busca hacer un llamado de atención a la sociedad en general, pues, salvo la estabilización de la capa de ozono, “la humanidad no ha avanzado mucho”, según escribe el ecologista y autor principal de la investigación, William Ripple, de la Oregon State University en Estados Unidos. “Lo alarmante es que, en la mayoría de los casos, la situación incluso ha empeorado” agregó.

El diagnóstico de los científicos es preocupante: indican, por ejemplo, que desde 1992 la cantidad disponible per cápita de agua potable ha disminuido cerca de 25 por ciento, mientras que el uso de fertilizantes y de petróleo ha incrementado el número de las zonas muertas por ausencia de oxígeno en los océanos alrededor de 75 por ciento.

Con ello, muchas especies de peces están amenazadas, también debido a la sobrepesca. Además, entre 1990 y 2015 fueron taladas más de 120 millones de hectáreas de bosque, lo que equivale a la superficie de Sudáfrica.

El documento, sin embargo, admite que se han hecho avances en la “rápida disminución global de las sustancias que dañan la capa de ozono”, un tema en el que la industria HVAC ha participado activamente.

Para que haya más cambios se necesita una enorme presión desde la opinión pública y la política, señalan los firmantes. Los estudiosos, además plantearon una serie de propuestas para hacer frente al cambio climático.

Fuente: Alliance of World Scientists