Calefacción y Aire Acondicionado: consejos para el cliente

256

Existen muchos mitos alrededor del aire acondicionado residencial; cuando surge la idea de comprar uno, puede resultar confuso tomar una decisión porque no se sabe por dónde empezar ni qué aspectos considerar. Si un cliente se acerca con esas dudas, debemos asegurarnos de que el proyecto sea exitoso

Fotografía superior. El experto HVAC debe considerar costo, ubicación, dimensiones de la casa, ductos, mantenimientos, entre otros, para garantizar que el sistema de climatización sea el más adecuado

Carlos García / Fotografías: cortesía del autor

El experto HVAC es quien debe dar las recomendaciones al momento de elegir un sistema de aire acondicionado o calefacción, ya que su experiencia le permite considerar las características de cada hogar y las necesidades específicas de los espacios a climatizar, tomando en cuenta la zona geográfica. Asimismo, se debe considerar cada uno de los detalles sobre costos, ubicación, dimensiones de la casa, ductos, mantenimientos, entre otros aspectos.

Múltiples son los factores que intervienen en el costo de un nuevo sistema de aire acondicionado, calefacción o ventilación, como la marca, el modelo y el tamaño de la casa. Tomando en cuenta que este tipo de equipos deben significar una inversión y no un gasto; el análisis de un experto ayuda a seleccionar el equipo adecuado, así como a considerar temas de mantenimiento, tipo, cantidad, garantía, sistemas orientados a la eficiencia energética, etcétera, lo que al final puede generar grandes ventajas en el costo total del equipo.

Es básico pensar también en la ubicación; se debe contemplar la región y el tipo de clima, dos aspectos que son importantes para encontrar el sistema más adecuado y que permita ahorrar energía. Esto porque las necesidades de enfriamiento no son las mismas en el sur, cuyo clima es más caliente y húmedo, que en el norte, donde es mucho más frío. Además, los costos de instalación y mantenimiento también pueden variar hasta en un 20 por ciento dependiendo del lugar donde viva el cliente.

Un lugar amplio necesitará una unidad más grande o, incluso, varios sistemas para mantener adecuadamente una temperatura; por supuesto, el costo será más que el requerido para el sistema en una casa pequeña. Igualmente, el sistema de aislamiento en ventanas y puertas es un factor que interviene en los costos mensuales de calefacción y enfriamiento. Si se planea instalar un nuevo sistema de aire acondicionado en un espacio de difícil acceso o en una casa antigua que requiera alguna remodelación, esto incrementará el precio de instalación. Sin embargo, sólo con una evaluación del lugar es como se sabrán en realidad los costos y, al mismo tiempo, la mejor opción a futuro; no sólo en su funcionamiento, sino en su tiempo de vida y mantenimiento, por ejemplo.

Los ductos también tienen un papel crucial para determinar la comodidad de un hogar, incluso de una habitación a otra. Cuando se tiene una correcta instalación, un sistema de ductos puede maximizar la comodidad y minimizar el uso de energía. Asimismo, si se está instalando un nuevo sistema HVAC en una casa en construcción o si se están remplazando o agregando ductos en una casa actual, esto incrementará el costo total.

Una vez que se tienen claros los aspectos previos, hay que pensar en el tipo de tecnología. Junto con un sistema tradicional de calefacción y enfriamiento, hay opciones que ayudan a mejorar la calidad del aire, otros que permiten cambiar la temperatura por zonas dentro de la casa y termostatos que se programan para mantener la residencia cálida o más fresca para cuando se regresa a ella.

A diferencia de lo que se piensa, la contaminación dentro de un hogar resulta cinco veces mayor que la exterior. Por ello, es necesario tomar ciertas medidas, como el uso de filtros de aire que permiten filtrar hasta un 99.98 por ciento de todos los alérgenos suspendidos.

Las unidades residenciales de calefacción y aire acondicionado necesitan mantenimiento a finales del verano o a principios del otoño, para invierno, y a fines del invierno o principios de la primavera, para la época de calor

Mantenimientos estacionales
Ya sea que un sistema sea nuevo o que tenga más de 10 años, el servicio de mantenimiento de rutina es importante para extender la vida útil y detectar problemas antes de que se conviertan en reparaciones costosas.

Cuando se habla de cambiar o actualizar un equipo de aire acondicionado, lo recomendable es que cuente con la certificación Energy Star y con un alto índice de eficiencia energética (SEER y EER). Es importante tomar en cuenta el mantenimiento estacional del equipo de aire acondicionado para que funcione mejor.

Para la temporada invernal, se recomienda realizar el mantenimiento a finales del verano o a principios del otoño. Para la época de calor, el mantenimiento se recomienda a fines del invierno o principios de la primavera.

Los reemplazos se deben considerar cuando un equipo se averíe frecuentemente, tenga un bajo rendimiento, sus costos de energía aumenten, si el sistema tiene más de 10 años, si tiene una calificación de 10 SEER o menos (en el caso de los sistemas de climatización). Para los equipos de calefacción, hay que sustituirlo cuando tenga más de 15 años de antigüedad o una calificación AFUE del 80 por ciento o menos.

Un distribuidor autorizado es el único capacitado para evaluar verdaderamente las necesidades de HVAC de un hogar, ya que son los profesionales que pueden recomendar una solución personalizada para cada tipo de vivienda y presupuesto. Asimismo, se debe considerar siempre que más de la mitad del consumo de energía en una casa se destina a servicios de calefacción y enfriamiento, y sólo el distribuidor tendrá el conocimiento para aconsejar al cliente sobre el equipo ideal para comodidad, eficiencia energética y ahorros económicos a largo plazo.
——

Carlos García
Director general de Trane México. Graduado en Ingeniería por el Tecnológico de Monterrey; cuenta, además, con un MBA de Thunderbird, y una trayectoria de 17 años en Trane México.