Bomba de calor a gas

343

El consumo energético es una de las principales preocupaciones en cualquier edificio que utiliza sistemas de aire acondicionado. Una opción para reducir el gasto de energía y de gran utilidad en áreas donde el acceso a la electricidad puede ser complicado son los sistemas GHP

Redacción, con información de Panasonic

Figura 1. Bomba de calor a gas serie Excel Plus de alta potencia

La bomba de calor a gas (GHP) de Panasonic es un equipo de expansión directa con un compresor de flujo variable de refrigerante. Funciona a base de gas natural, una energía verde que ayuda a mantener la temperatura confortable mientras genera ahorros energéticos y monetarios. Es decir, combina aire acondicionado y cogeneración en una misma solución. Además, su motor de gas genera calor residual y se utiliza como fuente de accionamiento del compresor en lugar del motor eléctrico.

El sistema GHP ofrece una gran eficiencia y rendimiento en toda su gama, puede conectar hasta 48 unidades interiores, cuenta con un rendimiento de carga parcial, un menor consumo de gas con un motor de ciclo Miller y un bajo consumo eléctrico mediante el uso de motores de ventilador de CC.

Cuando hay problemas de suministro de electricidad, funciona con gas natural o GLP, por lo que sólo requiere alimentación monofásica. Esto permite dedicar la demanda de energía del edificio para alimentar otras necesidades de energía más críticas.

Las unidades GHP producen casi 4 kW de electricidad de alta eficiencia junto con el sistema convencional de alta potencia. De este modo, el consumo energético de la unidad externa durante el enfriamiento/calefacción es igual a cero.

Figura 2. Funcionamiento interno de la bomba de calor a gas serie Excel Plus de alta potencia (GHP) de Panasonic

El sistema no utiliza electricidad que no sea la de los ventiladores u otros dispositivos auxiliares, por lo que el consumo energético es muy bajo en comparación con las bombas de calor eléctricas. Por supuesto, el consumo ordinario también se reduce, por lo que disminuye significativamente el pico de energía durante las estaciones cuando la temperatura fluctúa.

También reduce los costos de actualización de las subestaciones para utilizar sistemas de calor y frío, disminuye las cargas de suministro eléctrico dentro del edificio, sobre todo durante los picos de consumo, y permite liberar la demanda de electricidad para otros usos como servidores de IT, refrigeración comercial, fabricación, iluminación, etcétera.

El sistema GHP funciona para cubrir la alta demanda de agua caliente sanitaria (ACS) durante los modos de calefacción y refrigeración. El calor residual del motor se aprovecha para producir ACS, siendo capaz de suministrar hasta 46 kW de agua caliente a 65 °C. El modo calor también genera ACS a 65 °C lista para su uso, sin necesidad de calentadores eléctricos adicionales.

Figura 3. Ejemplo de una aplicación de bomba de calor a gas en un hotel

El calor residual del motor a gas también se emplea para incrementar la temperatura más rápido que en el caso del sistema VRF eléctrico. Esto proporciona una excelente capacidad calorífica a una temperatura ambiente extremadamente baja.

Por último, registra un índice de emisiones de óxido de nitrógeno bajo, pues incorpora un sistema de combustión de mezcla pobre que consta de una unidad de control de retroalimentación de proporción aire-combustible con el que se reducen al máximo las emisiones de óxidos de nitrógeno

Figura 4. Rendimiento ECO G y sistema VRF