Almacenamiento y disposición final de refrigerantes

6593

Un adecuado almacenaje y tratamiento en los productos empleados en la refrigeración garantiza la seguridad de los técnicos, evita riesgos ambientales y pérdidas económicas. Por ello es necesario adoptar las medidas que definen instituciones y organismos.

Eréndira Reyes.

La utilización de las mezclas refrigerantes que utilizan los sistemas de refrigeración y climatización requiere un proceso logístico que los salvaguarde desde el momento de su producción, hasta las labores de almacenaje, distribución y finalmente uso por parte de los técnicos del área.

Estos fluidos son vitales en cualquier sistema de refrigeración y existen muchos tipos en el mercado que a lo largo de su trayectoria han tenido modificaciones por las legislaciones ambientales que han aparecido. Para identificarlos, se usan números después de la letra R que los caracteriza según el estándar de la American Society of Heathing, Refrigerating and Air-Conditioning Engineers (ASHRAE). Su almacenamiento y disposición presenta diversos pasos que deben respetarse.

A0CG001430Presentación del refrigerante
Los contenedores de refrigerantes nuevos se deben aceptar sólo cuando en la etiqueta se especifiquen las características que lo constituyen. Dicha etiqueta deberá indicar los riegos y cuidados por considerar, así como su origen, esto evitará que se reciban productos apócrifos o que en su composición tengan algún químico prohibido por la legislación local.

Los contenedores utilizados para el manejo de refrigerantes, ya sea a granel, en tambores, latas o cilindros retornables o desechables, se codifican con colores. En años recientes, con el surgimiento de nuevos refrigerantes por los protocolos internacionales que se establecieron en muchas regiones del mundo, se han remplazado los CFC y algunos HCFC, por lo que su clasificación no se hace arbitrariamente. Es importante resaltar que la mayoría de los fabricantes se apegan a los lineamientos establecidos por el Air-Conditioning and Refregeration Institute (ARI) para el índice que viene en las etiquetas.

Manipulación y almacenamiento de refrigerantes
La manipulación de refrigerantes debe realizarse siempre en áreas abiertas y ventiladas. Por otro lado, los cilindros de refrigerantes se tienen que almacenar en un lugar fresco, limpio y ventilado, que de preferencia cuente con techo; además, hay que delimitar el área donde se almacenarán, por lo que habrá que colocar señalamientos del tipo de material que está resguardado y sus especificaciones.

Las áreas donde estén instalados los cilindros deben contar con extintores de clase A, B y C. Para su manipulación, se recomienda tener instrucción sobre el tipo de gas que se maneja, pues al ser recipientes a presión requieren de cuidados especiales. Si son cilindros mayores de 12 centímetros de diámetro y 30 centímetros de longitud, deben contar con una válvula de seguridad o alivio, esto evitará accidentes.

Siempre que exista riesgo de exposición con refrigerantes es necesario usar el siguiente equipo:

  • Lentes de seguridad con protección lateral
  • Guantes de carnaza
  • Ropa de manga larga
  • Calzado con casquillo de acero (éste se usa principalmente en el manejo de cilindros grandes)
  • Casco, en caso de que el área lo requiera

El acceso a las zonas de almacenamiento tiene que restringirse con la leyenda “únicamente personal autorizado”, también ocupar avisos que prohíban fumar y la utilización de fuentes potenciales de ignición. Otra regla que debe aplicarse es la de almacenar los cilindros a nivel de suelo y nunca en sótanos, además de hacerlo en posición vertical y con fácil acceso.

Transporte de refrigerantes
Si se requiere transportar los refrigerantes dentro del área de almacenamiento se deben seguir algunas normativas, ya que los cilindros de 1.5 t se deben transportar con montacargas y calzar cuando estén en el lugar diseñado para su almacenamiento.

Para el transporte de cilindros medianos de 57, 60 y 66 kilogramos, se deben almacenar de forma vertical y amarrarse para que no caigan y provoquen algún incidente; asimismo, las válvulas deben contar con protectores (capuchónes). Su transporte se llevará a cabo rodando el tanque sobre su misma base, siempre evitando fricción innecesaria que pueda producir calor.

Las temperaturas del área de almacenado no pueden rebasar los 52 grados centígrados y al momento de realizar las operaciones de carga y descarga habrá que eliminar cualquier presencia de llama. En cuanto a los cilindros desechables, no pueden rellenarse; aunque en el caso de los que sí permiten esta posibilidad, se llenarán con el mismo producto para el que se diseñó.

Disposición final de los refrigerantes
La disposición final de los refrigerantes no reutilizables se realizará de acuerdo con la normativa vigente sobre residuos peligrosos; en este caso, es fundamental seguir lo establecido por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente y las leyes ambientales.

Restricciones
No se podrán conectar los contenedores de refrigerantes a otros recipientes o sistemas de mayor presión, temperatura o altura, pues esto podría provocar un reflujo capaz de desbordar los contenedores llenos de líquido, lo que desencadenaría una explosión.

No se deberá calentar con fuego directo ningún cilindro ni se deberá liberar refrigerante a la atmósfera. Tampoco se podrá utilizar refrigerante para la limpieza de utensilios, bobinas o maquinaria; ni como disolvente para limpiar compresores.

Es fundamental manejar con cuidado cualquier cilindro que se transporte, porque si se llega a caer se podrían dañar las válvulas.
—————————————————————————————————————————————————

Con información de la Cámara Chilena de Refrigeración y Climatización