Alimentos frescos desde la pesca hasta el consumo

1024

Los productos del mar son complicados de transportar, ya que, de no darles el cuidado necesario, podrían desperdiciarse en gran porcentaje. Por ello, es vital contar con mejores prácticas en la cadena de frío para brindar el servicio adecuado al consumidor

Joel Cue

Según la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), durante el tiempo de cuaresma y Semana Santa los mexicanos desean mejorar su salud en general, incluyendo su alimentación, por lo que tratan de omitir el consumo de carne de cerdo y res, además de que son temporadas en las que 70 % de la población aumenta el consumo de pescados y mariscos, mientras que, de éste, 47 % prefiere las verduras, leguminosas y la carne de ave para sustituir las carnes rojas.

Ya sea que se prefieran los mariscos u opciones más singulares, el consumidor siempre buscará productos de calidad y frescura, como si los obtuviera directamente del mar, es decir, acabados de pescar.

¿Te has preguntado qué pasaría si no hubiera producto fresco disponible, o si el que está disponible pusiera en riesgo la salud de aquellos que lo consumen? Peor aún, ¿qué pasaría si se perdiera gran porcentaje de pescados y mariscos, preocupante no sólo por la merma, sino porque México es uno de los países que más comida desperdicia al año (en comparación con la cantidad de víctimas de hambre y desnutrición)?

Este tema ha repercutido mucho, ya que, del total de la merma anual de México, cerca del 54 % es aportado por los productos del mar. Al respecto, las principales causas de descomposición son el incorrecto manejo operacional, el transporte alimenticio inadecuado y los insumos y equipos incompatibles.

Ante este escenario, es de total importancia contar con mejores prácticas a lo largo de la cadena de frío, para que el producto no se vea comprometido y los alimentos se puedan distribuir en un servicio de transporte refrigerado confiable.

Las diversas opciones dentro de la industria, debido a sus desarrollos tecnológicos, logran:

  • Tener el control exacto de la temperatura de los alimentos durante su trayecto
  • Monitorear vía satélite las unidades de transporte refrigerado y supervisar sus parámetros de operación (temperatura, apertura de puertas, paradas, entre otras)
  • Tener un desempeño eficiente
  • Ahorrar costos en combustibles y mantenimiento

Qué se recomienda

Si se rompe la cadena de frío, la cual se distingue por guardar el control de la temperatura en todas las fases de un producto, provoca instantáneamente la pérdida de las condiciones sanitarias de los alimentos y se abre una puerta para la proliferación de microorganismos patógenos, lo que podría representar una gran amenaza en la salud de los consumidores.

En el caso de los pescados y mariscos, desde su pesca hasta el consumo, se recomienda mantenerlos en un mismo rango de temperatura para que, de esta manera, se garantice su cuidado. Los vehículos que los transportan deben utilizarse sólo para este fin; además, siempre tienen que mantenerse en perfectas condiciones de higiene y desinfectarse todas las superficies de forma periódica.

Es importante decir que cuando los productores escojan a un proveedor de transporte refrigerado o implementen sistemas de control de temperatura en sus flotas, deben verlo como una inversión que hará más eficiente su costo de operación, respaldando su decisión en la experiencia, servicio y calidad del proveedor. Así, cuando el pescado llegue completamente fresco, los vendedores no sólo asegurarán entregar un producto de calidad, sino que físicamente será más atractivo.

Contar con el transporte refrigerado adecuado deber ser prioridad para los distribuidores de pescados y mariscos, no solamente en temporadas de mayor demanda, sino durante todo el año. Por ello, si se tienen mejores prácticas, en poco tiempo se verá un incremento en el consumo de estos alimentos a lo largo del año, llegando frescos del mar a la mesa del consumidor.

Joel Cue es gerente General de Thermo King, empresa líder en venta, instalación y mantenimiento de equipos de refrigeración para el transporte y aire acondicionado para autobuses.