Aire acondicionado alimentado por el sol

1065

El uso de la tecnología solar es una tendencia que cada día cobra mayor presencia en la industria del frío. Además de mejorar la eficiencia energética y la sustentabilidad de los sistemas HVACR, otorga mayores beneficios económicos a los clientes finales

Ámbar Herrera / Fotografías: Cero Grados Celsius

Fotografía Superior. ANDIRA conmemoró el Día Mundial de la Refrigeración 

Actualmente, como consecuencia de los altos costos de la energía eléctrica, los equipos asistidos por paneles solares son el boom en la industria, afirmó en entrevista para Cero Grados Celsius, el ingeniero Gustavo Alpízar, gerente de ventas de distribución y VRF de Lennox, quien dictó una capacitación sobre el uso de energía solar en equipos de aire acondicionado.

Durante la presentación, el experto repasó varios puntos clave respecto a la eficiencia, beneficio y funcionamiento de los sistemas asistidos por energía solar. Al inicio, el ponente destacó la necesidad de que los proveedores de servicio informen a los usuarios finales la importancia del mantenimiento de los equipos. Explicó que un equipo sucio genera humedad dentro de los sistemas y puede provocar que la condensación del refrigerante deje de funcionar; a la larga, esto deriva en el aumento de presión y un mayor consumo de energía. Además, como al compresor le cuesta más trabajar, pierde eficiencia y puede llegar a dañarse o disminuir su vida útil de 7 a 3 años.

Alpízar mencionó algunos consejos para llevar a cabo el montaje del equipo, como cuidar la posición de las condensadoras para que no se roben calor mutuamente, tener buenos aislamientos de tuberías y una correcta instalación de cableado, así como realizar un buen vacío para eliminar cualquier impureza y evitar un daño futuro al compresor.

Posteriormente, el ponente expuso el uso de paneles solares para asistir aires acondicionados. La instalación de los sistemas, añadió, requiere básicamente de los paneles y uno o dos inversores de gran tamaño, aunque esto depende de cómo se dividan los circuitos. Dijo que se pueden utilizar paneles solares individuales con microinversores al reverso, para luego, unirlos uno por uno. Esto es una gran ventaja porque permite a las empresas construir, poco a poco, su sistema asistido por paneles.

De igual forma, existe la instalación tradicional, pero esta necesita de un alto voltaje, corriente directa, microinversores y sólo se puede aplicar en unidades de alta eficiencia. El ingeniero Alpízar agregó que, en los proyectos de alta eficiencia apoyados por energía solar, los equipos involucrados incluyen caja, fusiles y cableado de fábrica, también cuentan con una doble acometida eléctrica, una para CFE y otra que llega directo a los paneles solares. Esto permite que los microinversores colocados en cada panel puedan conectarse de dos maneras: directo al equipo o de forma estándar. Para el primer caso señaló que, cuando las condiciones no son tan buenas para la captación técnica, los paneles ganan cierta capacidad de energía. En estas circunstancias, explicó, el equipo “compensa con la CFE [Comisión Federal de Electricidad] el faltante de energía y conforme pasa el día puede funcionar al 100 por ciento con energía solar. Después, cuando en la tarde baja la captación, vuelve a tomar carga de la CFE”. Por otro lado, la segunda opción es conectar los equipos directo al transformador de energía eléctrica y de ahí alimentar todo como si fueran paneles solares estándar.

El ingeniero Gustavo Alpízar en conferencia

Instalación mecánica
En la capacitación se mencionó que la instalación mecánica de los sistemas es lo más laborioso, ya que deben colocarse bases con ladrillos de concreto y tornillería para que los paneles no se vuelen, y la posición de los mismos debe tener una inclinación específica. Un aspecto curioso, comentó Alpízar, es que “entre más calor hay en un lugar, mayor rechazo de absorción de calor se tiene”, debido a que los paneles funcionan con la cantidad de radiación, no de calor.

Mientras que la parte eléctrica no es tan complicada, el experto explicó que el panel absorbe la energía y la manda a los microinversores que se conectan con dos cables integrados al resto de los paneles hasta llegar a los equipos. Asimismo, todos los proyectos cuentan con un módulo de comunicación para monitorear cuánta energía absorbe cada panel y su funcionamiento. Alpízar también habló acerca de la nueva tecnología con energía solar para equipos VRF número 6, que contará con dos opciones de manejo; una para poder regresar carga a la red de la CFE y reducir el pago de recibo, y otra para almacenar la energía generada mediante un proceso de automatización de horarios.

ANDIRA conmemoró el Día Mundial de la Refrigeración

Los beneficios del sol
“Debemos vender cosas diferentes, tratar de salir de lo comercial y convencional, de los precios y la eficiencia estándar”, recomendó Alpízar, quien agregó que los paneles solares tienen una garantía de 20 años. Éstos pueden aplicarse a todo tipo de equipos e instalarse de manera individual, poco a poco, al tiempo que se comprueba el retorno de inversión por la mejora de la eficiencia energética. En su opinión, los principales obstáculos para adoptar esta tecnología radican en la burocracia mexicana, por ello, para facilitar su implementación, se debe anteponer el beneficio ambiental y económico que representa.

Jaime Aguilar, gerente de operaciones en la empresa Civilta, distribuidor autorizado invitado al evento, dijo que los sistemas con energía solar se están usando cada vez más en la industria: “aún son poco accesibles por los costos, pero son una nueva tecnología que, a través del sol, nos permite mejorar, economizar y contribuir a disminuir la contaminación del planeta”.

Para finalizar la capacitación, los asistentes participaron en una toma fotográfica para conmemorar el Día Mundial de la Refrigeración, celebrado el 26 de junio pasado, y cuya finalidad fue crear conciencia sobre la importancia y papel de la industria HVACR en la sociedad, así como resaltar los esfuerzos que se están haciendo a favor del ambiente.