Accidentes, prevención y atención

3668

En un sector donde se trabaja con sustancias peligrosas; en espacios riesgosos o de difícil acceso, o con maquinaria pesada, el riesgo de sufrir algún accidente hace imprescindible que los trabajadores sepan cómo actuar

Sergio Cordero y Adriana Sánchez

Antes de brindar auxilio a otra persona se debe evaluar la seguridad de la escena o del lugar, anticipar los potenciales peligros físicos (como derrumbes, humo, sustancias tóxicas o descargas eléctricas) y utilizar las barreras apropiadas de seguridad. Además, para actuar de manera adecuada se debe contar con medidas de prevención, ya que raras veces los accidentes son fruto de la casualidad, pero sí de situaciones fácilmente prevenibles, por lo que cada vez más especialistas denominan a estos accidentes “enfermedades del descuido”.

¿A qué tipo de accidentes estoy expuesto? Cada tipo de percance tiene su tratamiento especial; sin embargo, existen medidas aplicables a todos los incidentes o emergencias que debemos tomar en cuenta.

Las heridas son lesiones que generan pérdida de continuidad en la integridad de los tejidos blandos, como la piel, el músculo, el tejido subcutáneo, los tendones, los nervios, entre otros. Además, producen sangrado, el cual puede ser de diferente tipo, dependiendo de la profundidad y clasificarse en arterial, venoso o capilar.

Si ocurre un sangrado capilar, inmediatamente se debe enjuagar la herida con abundante agua y aplicar ungüento antibacteriano. Proteger y cubrir la herida con un vendaje que no se pegue a la piel.

Si el sangrado es mayor (venoso o arterial) se debe hacer presión directa sobre la herida; colocar una gasa o apósito sobre ella; poner un vendaje compresivo, y finalmente elevar la extremidad.

¿Qué hago si el percance amputa una extremidad? Si el percance provoca la amputación de alguna extremidad, no intentes realizar limpieza, sólo debes aplicar un vendaje compresivo. De ser posible, hay que recuperar la extremidad perdida, colocarla en una bolsa con hielo y acudir de inmediato a los servicios de urgencia.

Torniquete, ¿lo uso o no? Éste es un tratamiento peligroso que sólo puede ser realizado bajo condiciones extremas, como en víctimas en masa y por personal capacitado. Se debe realizar a menos que el sangrado no cese o de que la persona esté en peligro de muerte.

Cuando un trabajador se lesiona hay que asegurarse de que se encuentre en sus cinco sentidos. Habrá que hacerle preguntas de tiempo, espacio y orientación ¿Estás bien? ¿Qué pasó? ¿Qué día es hoy? ¿Dónde estás? Si el lesionado responde las preguntas, tiene el tiempo suficiente para llamar al servicio de emergencias y esperar a que acudan a auxiliarlo; hay que permanecer junto a él y tratar de mantenerlo despierto y comunicándose. Si el lesionado no responde, no hay que intentar movilizarlo, mucho menos de forma brusca y esperar a que el servicio de emergencias acuda en su auxilio.

¿Lo auxilio?
Hay muchas cosas por considerar para auxiliar a un paciente que sufre una caída en el área de trabajo. Primeramente se debe resguardar la seguridad propia; después revisar que no existan cables de alta tensión, ni objetes que puedan caer y lastimar a alguien. Por último, siempre se debe mantener la calma.

Quemaduras
Este tipo de accidentes se tratan de lesiones producidas en la piel que afectan una o todas las capas que la componen e incluso órganos internos y huesos. Para detectar si la quemadura es leve o de gran intensidad se deberá considerar la extensión, la profundidad o el mecanismo de lesión.

Cuando se trata de quemaduras de primer grado sólo se presentarán síntomas como enrojecimiento, dolor local, ardor e hinchazón. Para el segundo grado, además del enrojecimiento y dolor, saldrán ámpulas en la piel y habrán signos de shock. Si se trata de una quemadura de tercer grado, la piel se tornará blanquecina y la ropa quedará adherida, también puede haber dolor y signos de shock.

Por su localización, las quemaduras se pueden dar, principalmente en cara y cuello, manos, pies y genitales o se pude tratar también de lesiones circunferenciales. Si la quemadura es de primer grado, antes de acudir al hospital se debe enjuagar y cubrir con un vendaje esterilizado.

¿Cuándo se debe llevar de inmediato al hospital?

  • Cuando se trate de quemaduras de segundo y tercer grado
  • Si existe alguna quemadura eléctrica
  • Si se trata de una quemadura por refrigerante o amoniaco
  • Si la quemadura es extensa
  • Si la quemadura afecta áreas especiales

Insolación
En muchas ocasiones, los trabajadores tienen que permanecer en lugares al aire libre, donde las altas temperaturas atacan de manera directa la piel y causan severos daños, entre ellos, la insolación, que puede ocurrir cuando el cuerpo se calienta demasiado. La gente que está insolada puede parecer confundida, tener vómito, fiebre, convulsiones o incluso entrar en coma. Si se tiene cualquiera de dichas señalas de alarma, se debe obtener asistencia médica de manera inmediata o llevar a cabo las siguientes acciones:

  • Utilizar un ventilador para reducir la temperatura
  • Aplicar una compresa tibia en la frente
  • Hacer que la persona se acueste
  • Administrar líquidos
  • Elevar los pies

¿En qué casos acudimos a los servicios de urgencias?

  • Cuando el sangrado no se detenga
  • Cuando la pérdida de sangre haga que el afectado tenga alteraciones en su estado neurológico (no responda, no respire adecuadamente, etcétera)
  • Si hay amputación de alguna extremidad
  • Si la herida es provocada por un objeto que queda alojado en la víctima

—————————————————————————————————————————————————

Sergio Cordero y Adriana Sánchez actualmente se desempeñan como doctores en el Hospital General Balbuena, en Medicina de Urgencias.